Partido Comunista Internacional
 
 
TEORÍA DE LA RENTA DE LA TIERRA Y CUESTIÓN AGRARIA EN LA DOCTRINA MARXISTA

Sinopsis y ejemplificación numérica de los 15 "Hilos del Tiempo" sobre la Cuestión Agraria publicados en Il Programma Comunista desde el número 21 de 1953 hasta el 12 de 1954.

 
 
 

I     - Bosquejo introductivo sobre la cuestión agraria
II    - Hechicería de la renta de la tierra
III   - Él, ella y el otro (la tierra, el dinero y el capital)
IV   - El capitalismo - revolución agraria
V    - Prosiguiendo sobre la cuestión agraria
VI   - Metafísica de la tierra capital
VII  - Renta diferencial, apetito integral
VIII - Grandiosa, pero no comestible civilización.
IX   - Tierra madrastra, mercado proxeneta
X    - Tierra virgen, capital sátiro
XI   - La mercancía nunca quitará el hambre al hombre
XII  - ¡Llega el batíscafo histórico!
XIII - Posturas ante el drama de la tierra
XIV - Miserable esclavitud
XV  - Así se codifica el marxismo agrario

 
 
 


I - Bosquejo introductivo sobre la cuestión agraria
 

1 - Enganche - Una deficiente visión sobre la cuestión agraria y nacional lleva a negar la importancia histórica de los movimientos campesinos propietarios y de las nacionalidades sometidas.

2 - Fórmula fácil para los pastores y los rebaños - Se dice que en la crítica del capitalismo por parte de Marx y en el medio para llevar a cabo el programa del comunismo basado en el choque entre las fuerzas de los capitalistas industriales y de los trabajadores asalariados de las fábricas – forma ésta que engullía a todas las demás de la producción social – el innovador Lenin habría colocado en primer lugar el choque de fuerzas entre el pequeño campesino y el terrateniente, como forma preminente en la dinámica de la revolución. Esta desvergonzada falsedad afirma que Lenin hizo la revolución con las fuerzas campesinas. Para el filisteo el leninismo es el descubrimiento del modo de volver idiotas a los campesinos para que lleven a cabo la revolución obrera.
    En todas sus históricas y potentes polémicas sobre la cuestión agraria Lenin se batió contra la inconmensurable bestialidad de los seudomarxistas acerca de los problemas olvidados por Marx y la corrección de sus errores. Es Lenin quien remacha que Marx ha abordado de manera original y completa la cuestión agraria, sobre la cual, junto a Engels, ha escrito el doble de páginas que sobre la cuestión industrial.

3 - Lenin y los "manuales" - Lenin contra Bulgakov demuestra la validez en materia agrícola de la ley de la disminución de la tasa de ganancia gracias a la mejora de la composición orgánica del capital (más capital constante, menos capital variable; o sea más máquinas y materias primas, menos trabajo humano).
    Lenin defiende a Kautsky por haber dado las características de la economía feudal y capitalista y por haber precisado los caracteres del paso de una a otra.

4 - Economía rural e historia - La investigación de los cambios en las formas de producción y de economía agrícola, que puede decirse que hasta ayer han sido la parte preponderante de toda la economía social, debe ampliarse a todo el ciclo histórico humano. El marxismo hace una crítica abierta, con una base exclusivamente científica, del reparto molecular de la tierra, causa de parálisis y de infinita miseria. En esta materia es importante establecer la preponderancia del método histórico para clarificar el método social. Son relevantes los factores de la limitación de la tierra y de la así llamada fertilidad decreciente.
    Entre los germanos, por ejemplo, hay una preponderancia de terrenos para uso civil y estatal; entre los latinos por el contrario se da el completo desarrollo del sistema alodial (posesión privada). Los germanos, poco numerosos en un amplio territorio, usaban el secular y milenario sistema de los tres campos: de tres terrenos iguales alternativamente, en uno se cultivaba trigo, el cereal más nutritivo, en otro centeno, cebada o avena, cereales menos nutritivos, y el restante quedaba en barbecho.
    A la larga no será la tierra, sino el ganado, que pasta en terrenos comunales, el objeto de valor y artículo de comercio. Pecunia (dinero) deriva de pecus (ganado).
    La propiedad privada deriva tanto del reparto del terreno colectivo entre familias debido a la violencia, la esclavitud o la conquista.
    En los pueblos germánicos el cultivo en común desaparece bastante tarde; por el contrario en Italia el reparto individual es prerromano (el Dios Termine establece que la posesión de tierras es sagrada e inviolable) debido a una agricultura antiquísima (vid, olivo, frutales, horticultura) superior a la cerealista.
    En Italia las formas feudales tienen una escasa influencia y desaparecen rápidamente en el periodo comprendido entre la caida del imperio bizantino y la época de las Ciudades-Estado en la cual se daría una agricultura intensiva (huertos y jardines) y ya plenamente capitalista..

5 - Salida del feudalismo - En el sistema feudal el siervo daba al patrón una renta en especie o en trabajo con jornadas de trabajo en su jardín y con cuotas de productos de su parcelita; por eso hablamos de una economía natural. El propietario moderno de la tierra, el terrateniente, recibe sin embargo una renta en dinero.
    Al mismo tiempo la posesión de la tierra pasa de inviolable a alienable; de igual manera el trabajador de la tierra vinculado a la tierra, se vuelve libre. Inicialmente este proceso no está determinado únicamente por la imparable exigencia de beneficiar a las fuerzas productivas manufactureras, ya que también viene acompañado de una desarrollo similar de las fuerzas productivas agrarias.
    Según Kautsky: "En la época feudal no existía otra agricultura fuera del pequeño cultivo, y las tierras de la nobleza eran cultivadas con los mismos instrumentos usados por los pequeños campesinos. El capitalismo ha creado por primera vez la posibilidad de la agricultura a gran escala, técnicamente más racional que la pequeña".
    Lenin establece claramente que en el marxismo la agricultura actual se transforma en capitalista en su estructura económica interna para que pase de natural a mercantil.
    La presunta independencia de la pequeñísima explotación obliga a una mayor carga de trabajo al propietario del pedacito de tierra. Pero dentro de los límites del capitalismo, no hay que esperar la desaparición de la pequeña producción en la agricultura.
    "Las cooperativas de los pequeños agricultores son naturalmente un paso hacia el progreso económico, pero expresan una transición hacia el capitalismo y no hacia el colectivismo, como se piensa y se afirma frecuentemente" (Kautsky).
    Los pilares marxistas que sostienen la valoración del paso de un modo de producción a otro en la agricultura son los elementos sustanciales para echar por tierra esa estúpida opinión popular mundial de un Lenin repartidor de tierras a los pequeños campesinos.

6 - Arte y naturaleza - En las doctrinas sobre la economía agraria coloca en primer lugar las fuerzas naturales, y por tanto la tierra, otra opuesta pone en primer lugar el trabajo del agricultor, y por tanto al hombre. La polémica surge en torno a las fuentes de la riqueza. Los últimos feudales y los primeros burgueses consideran a la naturaleza y a la tierra como las únicas fuentes de la riqueza; pero para la escuela capitalista clásica el trabajo es la fuente de toda riqueza.
    En la teoría de Marx la renta de la tierra no es un don de la naturaleza al propietario, ligado a su ocupación de una porción de terreno, sino solamente una fracción de la plusvalía, o sea de trabajo de los agricultores, pero no pagado en dinero. Si un campo, sin laboreo, produjese cíclicamente pan, como el famoso árbol tropical, obtendríamos una renta de la naturaleza. Pero Lenin se indigna contra estos cuentos, porque nunca se ha podido comer sin la mediación del trabajo.
    La discusión sobre el origen de la riqueza agraria, ya sea a través del trabajo o de las fuerzas de la naturaleza, o bien atribuida a la clase terrateniente o la abstracta nación, se limita a querer descifrar las economías basadas en el reparto privado y en la explotación. Y a estos efectos es fundamental la tesis según la cual todo procede de la apropiación por parte de una clase del trabajo de otra, tanto en la producción feudal como en la capitalista.
    No existe Renta para un solo individuo que no haya sido robada al trabajo humano. Esta es toda la teoría sobre la renta de la tierra: negamos a los ladrones la facultad de hacer ciencia económica.
 
 

II - Hechicería de la renta de la tierra
 

1 - Agricultura sin moneda - En el pequeño cultivo familiar de un campo ya delimitado trabajan todos los miembros de la familia aptos para el trabajo físico, y cíclicamente se acumulan los productos agrícolas que todos consumen. Esta economía vive en una isla perfectamente cerrada. En sentido económico no entra ni sale riqueza o valor; en sentido físico no sale ningún producto del trabajo. Solamente entra energía térmica de la radiación solar, transformada a través de procesos químicos terrestres, y mediante la fuerza de los músculos animales y humanos, convirtiendose igualmente en conocimiento organizativo colectivo.
    Imaginemos una isla o compartimento estanco en el que se establezca un equilibrio permanente, un equilibrio entre hombres y animales y ese territorio, sin que se agote su fertilidad. De esta forma el quimismo cíclico de la tierra estará en perfecto equilibrio: el suelo no habrá dado nada a la comunidad viviente. Toda la energía incorporada, en sus sucesivas formas, deberá, en un determinado estadio del ciclo, asumir también la energía muscular humana y orgánica (el cerebro).
    Partiendo de este caso hipotético es donde surge la polémica: ¿los valores los genera la Tierra o el Trabajo?

2 - Economías naturales - En la economía natural no hay intercambio ni moneda, sino solo movimiento de productos materiales. Si ya ha aparecido la propiedad, puede darse la plusvalía y puede aparecer igualmente la subdivisión de los componentes de la sociedad entre trabajadores y no trabajadores.
    Smith define la Renta de la tierra como una parte del producto (concepto principal) y, dentro del modo de producción capitalista mercantil, su precio en dinero (concepto históricamente contingente).
    En la famosa isla pueden vivir tanto propietarios de esclavos, que recogen sin haber sembrado, como esclavos que trabajan. Todos comen los productos de la misma tierra, pero el esclavo trabajador transforma con sus procesos musculares 4.000 calorías que llegan desde el Sol y sólo consume 2.000. Esto no es otra cosa que plusvalía medida en unidades de energía (en hombres-vapor o calorías) por los marxistas; mientras que para los economistas el valor del trabajo obrero es el precio de mercado de las subsistencias que bastan para mantener vivo al obrero. Por tanto teorizan para aquellos que recogen lo que otros han sembrado.
    En el engranaje de la sociedad feudal existe el mercado; pero la relación entre las dos clases fundamentales, trabajadores de la tierra y nobles, no se regula de manera mercantil; y lo mismo sucede con el orden sacerdotal. En el Medievo la trama mercantil se va construyendo de una manera cada vez más tupida, pero la mayor parte de la producción agraria funciona sin recurrir a ella.

3 - Agricultura mercantil moderna - El capitalismo da a la agricultura la forma de mercado, tras arrancar de la tierra tanto al trabajador (ahora libre), como al señor feudal, suprimiendo la inalienabilidad del feudo.
    Dentro de este inmenso proceso han aparecido innumerables formas de ejercicio de la producción agraria que persisten todavía acompañando la potente industrialización moderna en el campo de la producción de manufacturas y servicios diversos.
    El estudio económico del Partido Propiedad y Capital, pone en evidencia, en lugar del criterio de propiedad, que es puramente jurídico, el de empresa. Para desarrollar el nacimiento de la renta, se anatomiza la empresa agraria y no la propiedad.
    La lucha en Italia por el reparto de la renta de la tierra abarca el 2,5% de la renta nacional; el de los señores el 0,5%.

4 - Balance de la empresa - La cuestión de la pequeña o gran explotación agraria va ligada a la magnitud de la empresa y no a la magnitud de la posesión; para Lenin al monopolio de empresa y no al monopolio de propiedad de la tierra. Abolir la propiedad de la tierra traspasándosela al Estado es un programa burgués. Abolir la empresa, tanto agraria como industrial, es una tarea revolucionaria y comunista.
    El reparto del latifundio (grandísima propiedad y pequeñas empresas) no golpea ni al monopolio jurídico ni al organizativo, no es un programa socialista ni tampoco burgués avanzado: es un chanchullo propio de especuladores y buscavotos.
    Cuantitativamente la Renta que da un terreno es igual al rédito que obtiene de él su propietario.
    En la economía marxista el Capital Constante comprende el Circulante y la cuota del Capital fijo que se ha gastado.
    Para el economista los salarios de los jornaleros y de los obreros agrícolas son una de las partidas de gastos; para los marxistas son el Capital Variable.
    Dentro del Beneficio de la empresa no hay lugar para compensar el trabajo intelectual del dirigente, lo cual va incluido dentro de la partida de salarios y estipendios: una vez hecha esta deducción lo que queda es el Beneficio de la empresa puro.
    Si se trata de un terreno agrario una partida va a parar a su propietario jurídico, se trata de la Renta agraria neta.

5 - Dramatis personae - En las formas mixtas el puro aspecto legal de la propiedad sofoca la realidad de la relación económica y de clase.
    El arrendatario trabajador debe pagar por ley el alquiler al propietario, el cual tiene en garantía el total bruto del producto. Pero la ganancia neta puede ver fuertemente reducida su cuota de ganancia y quizás descender por debajo del salario, sin que pueda ser aprovechado por nadie.
    El propietario trabajador debería acumular renta, beneficio y salario; pero si los impuestos y los intereses bancarios lo ahogan, puede suceder que, sin ninguna compensación, su beneficio caiga y que, desaparecidas las cuotas de renta y de beneficio, él trabaje por debajo del salario medio, matándose a trabajar para el Estado, la banca, el usurero o el consultor profesional.
    En la agricultura, como muestran el balance contable, las formas mixtas son las más miserables y las más aptas para exigir sobretrabajos que superan la remuneración. No es propio de los marxistas hacer campaña para aumentar el número de pequeños propietarios, colonos, aparceros trabajadores, evitando su proletarización; convirtiéndoles en mendigos mucho más explotados que el trabajador asalariado, y evitando igualmente que se conviertan en revolucionarios.

6 - Paréntesis lexicológico - La investigación sobre la renta de la tierra conduce a la doctrina de la Plusvalía, como puede verse en Marx.
    A la renta inmobiliaria, al beneficio empresarial, al interés financiero corresponden, como capital patrimonial del titular, la tierra, la fábrica con sus máquinas y el dinero contante.
    En la empresa agraria concurren el capital tierra, el capital técnico y el capital dinero.
    Marx asimila el Capital a una masa de mercancías, de productos del trabajo humano. Se divide en Capital constante, Capital variable y Plusvalía. En la empresa agraria la Plusvalía se reparte en Intereses, Beneficio de empresa y Renta neta de la tierra. Mientras tanto todo el valor de la producción en mercancías es para los burgueses Renta de la tierra bruta, y para nosotros Capital total.
    En la empresa industrial la suma de los productos en un determinado ciclo es para nosotros Capital, para el economista es el facturado, la entrada bruta, el activo de gestión.
    El valor vendible de la empresa no depende de una suma de valores de inventario, sino de su capacidad como producto bruto con un cierto margen de útil neto.
    Los burgueses colocan la Plusvalía en relación con el valor de las instalaciones; nosotros a su valor de transformación. Por eso la ley de caida de las tasas de renta, interés, beneficio y plusvalía no impide que la Plusvalía sea cada vez mayor, absolutamente y relativamente.

7 - Interés y renta - Los economistas del capitalismo avanzante eran golpeados por los aspectos históricos de la renta de la tierra y del Interés, que en aquel entonces se llamaba abiertamente usurario.
    Esta es la vía que toma Marx para la comprensión del capitalismo, en cuyo final se dará una menor tasa de ganancia, tolerando un nivel de vida más alto al trabajador; pero esto tendrá lugar con la catástrofe revolucionaria.
    Para los primeros economistas es elemental que la Renta se origina con la propiedad de la tierra, ya que ésta da frutos; mientras tanto hay dificultad para comprender que una suma de dinero prestado de un interés. En los dos casos la explicación se tendrá al establecer el origen de los valores en el trabajo de los hombres.
    Petty en el año 1679 encuentra que el Valor (para él el precio natural) de una mercancía se halla en la cantidad de Trabajo medio que contiene. Después afronta el problema de la Plusvalía, o sea la entrada de quien no trabaja.
    Para los fisiócratas franceses la Renta de la tierra es la única fuente de Plusvalía; para Petty también lo es el Interés. Para Marx la Renta es un simple excedente del trabajo empleado en el trabajo necesario. Petty, para expresar la Renta en dinero, el fruto, recurre al ejemplo de un trabajador asalariado minero que recibe del mineral que extrae, el mínimo indispensable para vivir; de esta manera iguala la Renta a toda la Plusvalía, Beneficio incluido.
    Petty quiere después encontrar el Valor comercial de la tierra dado por un cierto número de Rentas anuales; o sea la cantidad que un comprador está dispuesto a anticipar en moneda. Sobre la base de 22 y 21 años que hay entre un abuelo de 50 años, un padre de 28 o un hijo de 7, Petty fija el valor de la tierra en 21 anualidades de renta, pongamos 20, que corresponden a la tasa del 5% anual de la capitalización de los economistas. El comprador de tierra calcula que en 20 años le rentará el dinero gastado en la compra puesto a un interés del 5% anual.
    Petty, partiendo de la Renta como forma madre de la Plusvalía, habría podido deducir la Renta como derivada de la forma Interés.
    Desde 1679 a 1954 han pasado 275 años. La diferencia entre abuelo, padre e hijo ya no es de 20 años, sino de 30 porque se ha prolongado la vida de las generaciones. En esos casi tres siglos la tasa de beneficio ha descendido del 5% al 3 por ciento.
    Marx objeta a Pretty que, tras comerse las 20 rentas, el valor de venta de la tierra sigue ahí por otros veinte años y se venderá por la misma cifra; y así sucesivamente. De esta manera llegamos al límite de las generaciones. O sea el valor de la tierra no hay que atribuirla a un cierto número de rentas. El derecho recoge esta periodicidad veintenal con la herencia de la tierra sin límite de generaciones.
    Para refutar a Petty es precisa una fórmula de cálculo integral.

8 - La sirviente y el cálculo integral - ¿Cuánto hay que establecer para equiparar la suma de los valores actuales de Rentas futuras iguales todas, pero distantes cada vez más años? ¿Cuántos años? Todos los años hasta el final del capitalismo. Para el economista burgués la renta e perpetua y los años a meter en la cuenta son infinitos.
    El problema se resuelve aplicando el cálculo integral y suministrando la cifra de la tasa de interés. Integrando infinitas Rentas futuras constantes descontadas a la tasa del 5%, se tiene un capital de 20 veces la renta. El capital se encuentra dividiendo la renta por la Tasa de interés: 1/0,05 = 20.
 
 

III - Él, ella y el otro (la tierra, el dinero y el capital)
 

1 - Frutos y explotación - El Interés y el Beneficio son circuntancias y aspectos históricos del Trabajo sustraido a los hombres por parte de otros hombres, o sea del Sobretrabajo; la moderna crítica marxista muestra las partes en las que se divide la Plusvalía. El marxismo es la Teoría de la Plusvalía; el Sobretrabajo se extiende a todas las épocas pasadas y presentes. También futuras, ya que el programa comunista también recoge la prestación de sobretrabajo para toda la sociedad humana.
    Con el método histórico se evita el equívoco de considerar que nuestro sistema derive de una condena con sabor moral de la explotación del hombre por el hombre. El comunismo no suprime el sobretrabajo; lo regulará de tal modo que su disfrute no sea para un solo individuo o para una parte de la sociedad.
    Las tentativas de los economistas para explicar los fenómenos de la Renta, del Interés y del Beneficio, los ilustra Marx antes de encuadrarlos dentro de la doctrina comunista del Plustrabajo, llena tanto de explicaciones de nuestra interpretación de todas las formas de sobretrabajo, como de fragmentos muy claros acerca del programa revolucionario y sobre la forma social comunista.

2 - ¿Cosecha o saqueo? - El concepto más antiguo sobre la Renta es el de la productividad del suelo cultivado. Sus primeros teóricos no veían que la productividad deriva siempre del trabajo de los hombres. El interés del dinero es el segundo problema; y el tercero históricamente es el Activo de empresa.
    Un euro al año a un interés del 5% representa 20 euros; con el interés continuo 21 euros. ¿Es quizás por esto por lo que Petty calcula en 21 años su explicación de la renta de la tierra capitalizada?
    La Renta de la tierra toma la forma de frutos y mercancías. El interés pecuniario, ab initio el usurario, usa la palabra fruto que, como metáfora, da lugar a ese término tan usado de explotación. Un yacimiento minero se explota mejor que la tierra. Un buen cultivo de la tierra la hace dar fruto; o sea no desgasta o destruye la fertilidad futura; por lo tanto si disminuye su Renta disminuye al mismo tiempo su valor comercial.
    La palabra italiana sfruttamento, en la época moderna aplicada al Beneficio empresarial a costa de los asalariados, muestra que cualquier teoría del sobretrabajo parte de la solución del problema de la Renta de la tierra.
    El francés y el alemán plot y Beute (presa y botín) ilustran que los primeros acumuladores de riquezas se apropiaron y robaron productos del trabajo ajeno, que pasaron a otras manos.

3 - ¿La tierra alimenta? - Los fisiócratas establecieron las fuentes de la riqueza en la naturaleza: sólo la tierra da vida a la especie.
    Turgot y Quesnay consideran como fuente de valor el trabajo humano exclusivamente de los cultivadores agrícolas. En su análisis se hallan todos los elementos de la función del capital. Los economistas clásicos atribuirán la capacidad de generar valor también al trabajo manufacturero e industrial; pero harán esto para desarrollar el elogio del Capital y justificar su beneficio. Marx hace propia su tesis de partida, pero ve con simpatía la tesis fisiocrática, que muestra el "parasitismo" del capital industrial.
    Locke reconoce dos formas de la Plusvalía: Renta de la tierra e Interés, cuya fuente es el Trabajo, realizado por otros, del cual determinados individuos se apropian ya que poseen el suelo y el capital, o sea las condiciones del trabajo; en las cuales se deben incluir los elementos indispensables, o sea las condiciones necesarias sin las cuales no se puede trabajar: el local, las materias primas, las instalaciones y las máquinas. El trabajador asalariado moderno está separado de estos elementos materiales y físicos por una barrera insuperable. Su oposición al trabajo no es simbólica, pero viene expresada por la coerción estatal y legal, por las relaciones del poder público que sanciona y tutela esas prohibiciones. Locke juzga inhumana y prohibible la separación entre el trabajador y sus indispensables condiciones.

4 - Renta y usura - Locke considera al dinero en sí algo estéril e improductivo. Pero debido al desigual reparto de la tierra considera el dinero y el interés como los medios para adquirir tierra por parte de quien carece de ellos para poder trabajar.
    En los albores del capitalismo ya se daba una lucha entre el capital-dinero y la propiedad de la tierra. Visto el paralelismo entre renta media de la tierra y tasa media de interés de los préstamos monetarios, los señores de la tierra lucharon para que se redujesen los intereses usurarios; al bajar la tasa (que entonces bajaba mucho) la tierra, a paridad de Renta, crece en su valor patrimonial. Pero, sobre todo el capital industrial y comercial que se alía con la propiedad de la tierra, luchando todos contra la forma usuraria.
    Hume va más lejos que Locke porque toma en consideración el Beneficio, aunque sea sólo comercial. En Hume aparecen plenamente dos teorías: la del Valor (en el intercambio no hay creación de un nuevo valor y la de la caída de la Tasa.
    Steuart (1805) analiza el beneficio industrial, que hace surgir de un juego concurrencial, que provoca sólo variaciones del nivel del valor de la mercancía que contiene más del gasto de materias primas y de salario.

5 - Destellos luminosos - Los fisiócratas fueron los primeros que llegaron al análisis del capital con sus relaciones modernas; pero lo hacen infravalorando a la industria y colocando delante y en primer plano a la agricultura.
    El centro del análisis marxista, sobre la dinámica del sistema salarial, consiste en establecer la radical diferencia entre el salario, o precio de la fuerza de trabajo, y la parte de valor que la fuerza de trabajo introduce en la mercancía producida.
    Para el fisiócrata el obrero de fábrica sólo añade la paga recibida al Valor de la manufactura; porque ésta pesa lo mismo antes y después, mientras en la agricultura un grano produce cien. En la producción agrícola los fisiócratas son los primeros en describir la mágica fabricación de Plusvalía.
    Los materialistas históricos no valoran una mercancía según la materia que contiene, sino según las relaciones sociales entre los hombres que la producen y, mejor, que están llamados a reproducirla.
    El economista toma la mercancía en su mano, la ofrece a diestra y siniestra, después la juzga según su contenido en materia y con ello construye el precio a través de banales formulillas de apetencias y rareza.
    Dice Marx: "Es en la agricultura donde se observa mejor y de manera más evidente la diferencia entre el valor de la fuerza de trabajo y la puesta en valor de la misma".
    Puesto que en la industria ésto no es evidente, se llega a establecer tal diferencia haciendo el análisis general del valor y descubriendo su naturaleza. Los fisiócratas la vieron en la agricultura, negándola para la industria: llamaron trabajo productivo al trabajo agrario, clase productiva a los obreros agrícolas, clase estéril a los trabajadores de fábrica.

6 - Subsistencia y procreación - Dice Marx: "El mínimo del salario constituye el eje de la doctrina, a título justo, de los fisiócratas".
    Para probar la existencia de la plusvalía y también su crecimiento en masa y tasa no es preciso que el salario permanezca en ese "mínimo" al que no le liga ninguna "ley de bronce". El salario se halla entre ese mínimo y un máximo, que sería todo el valor añadido al producto acabado. No puede bajar por debajo del mínimo, salvo que se agote la fuerza de trabajo. El valor mínimo del salario asegura la conservación de la fuerza de trabajo. El valor mínimo del salario asegura la conservación de la fuerza de trabajo del obrero y su reproducción alimentaria; y también sexual, cuya esfera se reduce al hecho económico como parte necesaria de la base material de toda sociedad. Puesto que hay que considerarlo a escala social, no se trata del proceso vital del trabajador aislado, sino de la clase trabajadora.
    Los fisiócratas estuvieron a la vanguardia al descifrar el proceso productivo agrícola y fueron los primeros en dar los tres términos correctos del valor: capital constante, capital salarios, Sobrevalor: incorporados todos ellos en el Valor del producto.

7 - Distribución y producción - Es un mérito de los fisiócratas haber fijado el origen de la acumulación del valor en la producción, y no en el comercio como hacían los mercantilistas.
    En la doctrina del sistema monetario y del sistema mercantil la única fuente de riqueza relativa es el Dinero que usa el comerciante, el cual se invierte en mercancías circulantes, y del cual saca una parte mayor. Una partenogénesis del Dinero que se reproduce a sí mismo.
    En la doctrina fisiócratica existe la combinación de la Tierra y del Dinero: las remuneraciones de los dos factores surgen en la producción y del trabajo humano agrícola, que ya es burgués y genera un Sobretrabajo que se transforma en Renta de la tierra. De ésta se detraen el Interés para los prestamistas de dinero y una especie de estipendio para los jefes de la industria, que han invertido dinero para cambiar sólo la forma externa a sus productos.
    En el cultivo de la tierra se muestra la mercancía fuerza de trabajo que, comprada y usada, tiene la capacidad mágica de tener un valor de uso bastante superior a su valor de cambio; o sea al salario.
    Este ménage de Tierra y Dinero de los fisiócratas desencadena al diabólico tercer elemento del Capital industrial famélico de sobretrabajo del cual absorverá tanto que sólo dejará simples migajas para la renta de la tierra y el interés de los ahorradores de dinero. A comienzos del capitalismo se puso en evidencia que el movimiento social consiste en Producción de Sobrevalor, que para los fisiócratas proviene de la Renta de la tierra; de aquí se deducen las respectivas cuotas para los industriales y banqueros.
    A partir de Smith Intéres y Renta de la tierra serán simples variedades del Beneficio industrial.
    La Renta de la tierra es una deducción del Sobretrabajo social como compensación del monopolio de la tierra a una parte de sus propietarios. Al comienzo del ciclo capitalista los propietarios de la tierra pretenden colocarse a la cabeza de la sociedad, pueden desaparecer, tras permanecer subordinados, e incluso eliminados, sin que la vida del modo capitalista y salarial de producción haya terminado.
 
 

IV -El capitalismo-revolución agraria
 

1 - Recapitulemos - Antes de llegar al candente problema político acerca de la función revolucionaria de las masas en el campo es necesario exponer la teoría económica, la cual no puede desarrollarse sin algunas cifras. Sin cifras no se hace política y mucho menos revolución.
    Marx nos da una definición casi atroz del pequeño campesino propietario y trabajador: "La pequeña propiedad de la tierra crea una clase de bárbaros que de todas maneras viven al margen de la sociedad"; golpeados igualmente por la gran propiedad de la tierra y la gran industria capitalista: al final "ambas se dan la mano" al explotar hasta el agotamiento el Trabajo y la Tierra. La revolución obrera no podrá lanzar a esos bárbaros, compañeros de explotación y de sometimiento, contra la civilización del capital? La respuesta vendrá a continuación.

2 - Tocando la melodía habitual - Al reconstruir la "política agraria" seguida históricamente por los partidos marxistas, Lenin, dentro del particular y complejo problema ruso, ha reafirmado siempre sólidamente la doctrina ortodoxa de Marx sobre esta materia.

3 - Una mano para Federico - Para Marx lo más difícil del problema de la Renta de la tierra se halla en ver, desde que nace, este cierto excedente del Beneficio de la empresa agraria sobre la ganancia media de las empresas en general, que sirve para pagar el derecho de monopolio del propietario de la tierra.

4 - Los que hacen época - La Renta para Marx es una parte específica de la Plusvalía total. Quesnay por el contrario solamente ve Plusvalía y Sobretrabajo en la empresa agraria. Engels comenta cómo, según Dühring "la mayor economía comienza con los míseros abortos que la ciencia burguesa ha dado a luz tras la decadencia de su periodo clásico".

5 - Renta y capitalismo - La serie histórica es esta: Feudalismo - Capitalismo agrario - Capitalismo manufacturero estatal - Industrialismo privado. Este orden de todas maneras no es tan lineal como parece.
    Cuando el moderno problema de la Renta de la tierra se plantea, nos hallamos en plena economía capitalista. El producto y las condiciones del trabajo agrario están ya todos separados del trabajador productivo. El producto nacional total de Quesnay, los cinco millardos de mercancías vendidas, es de los arrendatarios agrícolas y por lo tanto de los capitalistas. Todos los productos han pasado por tanto al mercado; ninguno es consumido por el productor directo. También los trabajadores agrícolas compran géneros de subsistencia con dinero. O sea: 1) Todo el producto es mercancía; 2) Todo el Sobreproducto es Sobretrabajo (los trabajadores agrícolas producen 5, pero consumen 2); 3) Todo el Beneficio es de los arrendatarios o capitalistas agrarios, que deben dar 2/3 a los terratenientes: su Renta. Falta la sustracción de Sobretrabajo a los obreros no agrícolas, porque la agricultura prevalece sobre la industria. Pero en la hipótesis fisiocrática toda la agricultura ya no es feudal; la sociedad de tres clases divide el producto neto con el Salario a los trabajadores, el Beneficio a los capitalistas (arrendatarios o industriales), la Renta a los propietarios inmobiliarios. La Plusvalía viene dada por el Beneficio más la Renta.

6 - Pasos expresivos - La Renta se explica como una parte del precio pagado en el mercado por la mercancía. De esta suma de dinero hay que sacar: la reconstrucción del capital de ejercicio para el empresario arrendatario - el pago de salarios a los obreros agrícolas - la ganancia del arrendatario (beneficio de empresa) - la renta al propietario.
    El capitalismo nace agrario y su primera doctrina revolucionaria es la fisiocrática, embrión de la economía clásica.
    El sistema monetario "no llega a la concepción del Plusvalor; no obstante anuncia la producción para el mercado mundial, la transformación del producto en mercancía, y en consecuencia la moneda, como condición preliminar de la producción capitalista" (Marx). Los mercantilistas sostienen que "en la transformación de las sociedades agrarias (empresas agrarias burguesas) de la época feudal en sociedades industriales, en la lucha industrial de las naciones en el mercado mundial, es necesario un desarrollo acelerado del capital, y esto no puede obtenerse con medios naturales sino sólo con medidas coercitivas. La transformación es acelerada mediante impuestos y tarifas proteccionistas, que gravan sobre todo a los terratenientes, pequeños y medianos agricultores, artesanos". El proceso se repite, en una fase que se retrasa dos siglos, en Europa-Rusia-China.

7 - Trabajo-Mercancías-Dinero - Con la tierra libre y comerciable, pero con escasa industria, ya hay Plusvalía y la Renta de la tierra capitalista propia de Marx. Antes no hay Renta en dinero ySobretrabajo, que sólo se tiene cuando todo el producto se transforma en moneda y es una parte alicuota de este valor-moneda.
    En la Renta en trabajo de las formas sociales de la servidumbre medieval y asiática tenemos un primer núcleo del futuro Sobrevalor. En la Renta en especie el trabajador, vinculado a la tierra, es siervo en una plena relación personal feudal dentro de una economía natural, en la que todo el Sobretrabajo se convierte en Renta. En la Renta en moneda, que presupone un determinado desarrollo técnico y un cambio de las condiciones y relaciones de trabajo, nace el arrendatario capitalista con la expropiación y expulsión del campesino, que se convierte en un asalariado sin tierra e instrumentos de trabajo. A este punto el Sobretrabajo se divide en Beneficio y Renta de la tierra. Llegados a este punto ya se ha realizado la revolución capitalista en el modo de producción.

8 - Philosophie enfin¡ - En la producción rural, de la que se aprovechan clases no trabajadoras, todo este excedente se saca del trabajo y no de dones de la naturaleza que no supongan esfuerzo humano. Todo sale del Trabajo total que crea el Producto total, que se reduce a Producto neto una vez deducidas las reservas para la nueva temporada. Parte de éste lo consume el trabajador inmediato; la otra parte (el Sobreproducto y por tanto el Sobretrabajo) lo consume la clase de los no trabajadores.
    En la economía natural el Sobretrabajo es toda Renta que el señor feudal extrae del trabajador siervo en trabajo o en especie. A la forma de transición (trabajador libre - Renta pagada en dinero o en especie - empresa parcelaria) le sigue la economía agraria capitalista en la que las pequeñas parcelillas de terreno se reunen formando la empresa del arrendatario empresario que dispone del capital de ejercicio y convierte a los trabajadores privados de tierra en asalariados.
    Marx echa abajo la falsa creencia de que los fisiócratas sean unos reaccionarios defensores del antiguo régimen contra las nuevas formas revolucionarias. Ellos descubrieron el Plusvalor, pero sólo bajo la forma de una diferencia entre puros valores de uso relativos a las mercancías producidas y consumidas. Para ellos el Plusvalor es un excedente del salario en moneda, sin llegar a comprender que allí donde existe venta de fuerza de trabajo se verifica el Plusvalor y se acumula Capital. Pero efectivamente ellos son partidarios de la transformación del propietario feudal en capitalista burgués al defender la libertad de acción de la empresa capitalista.

9 - Preconciencia burguesa - Para Marx las contradicciones de los fisiócratas son las de "la producción capitalista que, al salir de la sociedad feudal, no ha hecho más que dar a ésta una interpretación burguesa, pero todavía no ha encontrado su propia forma".
    El ejemplo de los fisiócratas y su visión incompleta son sin embargo avanzados y geniales para su época.
    Los legisladores de la Revolución intentaron llegar hasta la confiscación de la propiedad de la tierra por parte del Estado burgués; cosa ya plenamente teorizada por Ricardo, exponente de la preponderancia del capitalista industrial sobre el propietario terrateniente.
 
 

V - Prosiguiendo sobre la cuestión agraria
 

1 - Sobretrabajo y clases - Los fisiócratas fueron los primeros en precisar, si bien sólo en materia de la tierra, la diferencia entre lo que recibe el trabajador asalariado y lo que aporta su obra como aumento de producto y por tanto de valor: esto constituye el Sobreproducto, el Sobretrabajo, el Sobrevalor (plusvalor) que va en beneficio de otros elementos sociales. Limitándose al uso de productos físicos, materiales, para satisfacer necesidades humanas, la teoría fisiocrática es una sólo es una teoría del valor de uso, no del valor de cambio, como lo fue más tarde para los economistas clásicos ingleses, portavoces del capitalismo.
    Pero el segundo aspecto más importante del sistema fisiocrático es que por vez primera el asunto es estudiado a escala nacional como relación entre las clases sociales cuya teoría aparece ya en embrión. Además Salario, Beneficio y Renta son estudiados como masas sociales. Por tanto el plusvalor es calculado socialmente y, si se refiere a un determinado acto económico, interesa como media social y no como cuota ocasional e individual.

2 - Poder y riqueza - Desde entonces la ciencia económica se convierte en teoría del sobretrabajo social y no en una vaga y literaria explicación de la riqueza y de sus movimientos, de las causas y efectos del hecho de existir ricos y pobres. Y por tanto Marx compone la "Historia de las teorías del Sobretrabajo". Para Hobbes: Riqueza es sinónimo de poder; para Smith es disponer del trabajo ajeno. Que pueda formarse la riqueza con el propio trabajo es una ingenua hipótesis de los propagandistas de la economía mercantil burguesa. Marx explicará a Ricardo que se trata de disponer de trabajo social; como cuando habla de "mi" trabajo, hace esta observación: "pero también mi trabajo es trabajo social".
    Antes de que se formase el mercado general, que sobre todo lo es de fuerza de trabajo, la identidad entre riqueza y poder es más palpable. La dependencia todavía no era social, de clase a clase, sino personal.
    La genialidad de los fisiócratas establece, incluso suponiendo la liberación de todos los trabajadores, el desplazamiento de un volumen de Sobretrabajo, no ya de siervo a patrón como individuos, sino de clase a clase: justificando como partida equivalente la ganancia de los empresarios agrarios, pero evidenciando el origen parasitario la Renta de los propietarios terratenientes, originada por el Sobretrabajo. Es un resultado grandioso relacionar la dinámica económica no ya al elemento individuo, sino al complejo social de clase.

3 - Uso de los modelillos - El Cuadro de Quesnay describe una sociedad tipo imaginada en abstracto y por lo tanto asimilada a un esquema. La tarea de Marx fue dar un esquema-tipo de la sociedad capitalista industrial moderna.
    Quesnay considera que su tipo esquemático caracterizará a la sociedad posfeudal como "proyecto de la mejor sociedad posible" y como diseño de la estable sociedad futura basada en la "libertad" personal. Marx construye el esquema de la sociedad capitalista históricamente tras el feudalismo con el fin de mostrar que su orden es inestable e históricamente transitorio y su mecánica no conduce a un "equilibrio" dinámico, sino a un desequilibrio seguro, a crisis en serie y a una explosión final. Con fines polémicos él no considera la sociedad capitalista tal como es, o sea impura, sino la hipotética sociedad pura ensalzada por burgueses y economistas en perfecto y eterno equilibrio.
    Los economistas que suceden a la escuela clásica se centraron inmediatamente en la estadística registrativa y descriptiva manifestándose por los esquemas puros y haciendo ejercicios doctrinales vanos; esto sucede tanto con el esquema apologético de Quesnay de sabor utópico, como in primis con el dinámico y revolucionario de Marx. El mérito de Quesnay es el de haber afirmado la posibilidad de construir científicamente un esquema de la economía real, anticipando el materialismo histórico de Marx.

4 - Balance de Cuadro de Quesnay - El "Tableau" de Quesnay considera movimientos de productos y de dinero sólo entre clase y clase a escala de toda la sociedad. Las clases son tres: Propietaria (soberano y nobles), Productiva (arrendatarios capitalistas y asalariados agrícolas) y Estéril (fabricantes y obreros). Para Smith, Ricardo y Marx las tres clases son: propietarios terratenientes, capitalistas y obreros asalariados. Smith y Ricardo, menos profundos que Quesnay, consideran Sobretrabajo a la Plusvalía, pero referida al valor de todo el producto obtenido, y no sólo al valor del capital variable (salario), sin embargo el Capital constante es una anticipación que vuelve a ser la misma. Por lo tanto confunden los conceptos de Plusvalor y de Beneficio y mantienen muy baja la tasa del plusvalor. Quesnay procede de otra manera.
 
 

 EL CUADRO DE QUESNAY
m. = millardos en Dinero; g. = millardos en Grano
P CLASE PROPIETARIA
Soberano
+ Beneficiaros de los diezmos
F CLASE PRODUCTIVA
Arrendatarios capitalistas
+ Asalariados agríicoles
E CLASE ESTÉRIL
Fabbricantes
+ Obreros manufactureros
.
.
Renta percibida de la Cl. F
.
Productos comprad.a la Cl. F
.
.
.
Manufac.comprad. a la Cl. S
.
.
+2m.
.
.
.
.
-1m.
.
.
.
-1m.
Capital del ejercicio 2 m.
Cosecha
Renta pagada a la Clase P
Productos para asalariad. Cl. F
Productos vendidos a la Cl. P
Productos vendidos a la Cl. S
Mat.Primas vendidas a la Cl. S
Manuf. compradas a la Cl. S
.
+5g.
.
.
+1m.
+1m.
+1m.
.
.
-2m.
-2g.
-1g.
-1g.
-1g.
-1m.
Capital del ejercicio 2 m.
.
.
.
.
Productos comprados a Cl. F
Mat. Primas compr. a la Cl. F
Manuf. vendidas a la Cl. F
Manuf. vendidas a la Cl. P
.
.
.
.
.
.
.
+1m.
+1m. 
.
.
.
.
.
-1m.
-1m.
 
+2m.
-2m.
 
+3m.
+5g.
-3m.
-5g.
 
+2m.
-2m.
  Igualados   Igualados
Igualados
   Para Quesnay 2 m. de renta son una
tasa del 10% di un patrimonio di 20 m.
   La clase propietaria es la única que
paga impuestos sobre 2 m.:
- al Estado 2/7  0,57 mld
- a la Iglesia los diezmos 1/7  0,28 mld
- Total 3/7  1,15 mld
- Renta neta 4/7  1,15 mld

   Por tanto el valor patrimonial de la tierra
para Quesnay es sólo 11,5 m. (e non 20);
cuya tasa del 10 % corresponde a
la renta neta.

   De los 3 m. de Entradas: 2 son renta,
1 beneficio y desgaste del capital fijo.
   1 m. de manufacturados compradas a la
clase S se considera compensación
del Capital fijo delos arrendatarios
en el ejercicio (máquinas, herramientas,
animales de tiro). Valorado en 10 m.,
con una tasa del 10% da precisamente
la remuneración de 1 m.
   El valor patrimonial del capital de
empresa agrícola es de 10 m.
   Hay capital del Ejercicio, pero no hay
Rédito neto.

   El valor de la industria manufacturera
en cuestión es cero.

5 - Quesnay no era tonto - Releamos los balances en la lengua de Marx. El valor del Producto anual se descompone: para Quesnay en dos partes (Salario y Renta); para Smith y Ricardo en tres partes (Salario, Renta y Beneficio); para Marx en cuatro partes (Capital constante, Capital variable, Renta y Beneficio). El Beneficio a su vez se divide en beneficio de empresa y en interés del capital financiero.
    El Capital constante, que se reconstituye a sí mismo al final del ciclo, no es revenu (o sea entrada económica) de ninguna clase.
 

 EL CUADRO DE QUESNAY
TRADUCIDO AL LENGUAJE DE MARX
m. = millardos en dinero.  * C = Capital constante. V = Capitale variable. P = Plusvalor. 
*
P
CLASE PROPIETARIA
Terratenientes 
F
CLASE PRODUCTIVA
Arrendatarios capitalistas
+ Asalariados agrícolas 
E
CLASE ESTÉRIL
Fabricantes + 
Obreros manufactureros 
C
        Manuf.vendidas a F
Mat.primas adqui.a F
+1m.
-1m.
V
    Productos prod/consum. +2m.
-2m.
Manuf. vendidas a P
Productos adqui. a F
+1m.
 -1m.
P
Renta de F
Productos adq.a F
Manuf. adqui. a S
+2m.
 -1m.
-1m.
Plusvalor 
Renta a P
Beneficio, a S,
    por adq. manuf.
 +3m.
 -2m.
-1m.
   
    +2m.
-2m.
  +5m.
-5m.
  +2m.
-2m.
- El valor del producto anual se descompone para Quesnay en 2 partes (salario y renta); para Smith y Ricardo en 3 partes (salario, renta y beneficio); para Marx en 4 partes (capital constante, capital variable, renta y beneficio).
- 1 millardo (como pequeña parte de C) en manufacturas compradas a la clase E sirven para renovar utensilios y máquinas. Los 2 millardos en productos producidos y consumidos por los asalariados agrícolas equivalen a 2/5 del producto bruto.
- La renta equivale a 2/5 del producto bruto. Indicamos con 2/5 o 40% la "Tasa de la Renta" e con 1/5 o 20% la "Tasa de Beneficio". Su suma es 3/5 del producto. Los 3 millardos de plusvalor son repartidos así: 2 de renta a la clase P + 1 de beneficio de los empresarios y pagos del capital de empresa a los arrendatarios capitalistas, equivalente a 1/5 del producto bruto.
- Surge de forma embrionaria la teoria del Plustrabajo. Los asalariados agrícolas producen 5, pero consumen 2. Si trabajan 10 horas al día y el trabajo pagado equivale a 4 horas, el Plustrabajo es de 6 horas.
-Para la clase estéril es cero la masa de beneficio; y por tanto es cero tanto la "Tasa de plusvalor" como la "Tasa de Beneficio".
- En efecto, del millardo de V en productos para los obreros manufactureros una mínima parte es plusvalor de los fabricantes, que se considera sueldo porque para Quesnay el plusvalor del sector E es cero.

 

6 - ¿Y los modernos? - La lectura del "Tableau" de Quesnay hecha por el economista moderno pone en evidencia las insuficiencias y su referencia a un capitalismo no desarrollado y con altas tasas de renta frente a un salario bajísimo; pero también indica por vez primera la diferencia abismal entre el mecanismo de la contabilidad capitalista y el del cálculo científico marxista. Para el economista el Capital es patrimonio titular; para nosotros es una masa de mercancías producidas para el consumo o para un reuso instrumental; es una masa de trabajo social vivo condenado a la cárcel empresarial.
    Ricardo relaciona el Plusvalor a todo el Capital, incluido el constante o (peor) al valor patrimonial de la empresa de producción; y no sólo al Capital salario como parte del valor del producto.
 
 

 EL CUADRO DESNATURALIZADO DE LA ECONOMIA MODERNA
Todas las cifras están en millardos.
 
CLASE
PROPIETARIA
Terratenientes

 CLASE
PRODUCTIVA
Arrendatarios capitalistas
+ Asalariados agrícolas
CLASE
ESTÉRIL
Fabricantes + Obreros manufactureros
Patrimonio nacional
     23,5
Propiedad de la tierra
             nacional    11,5
Capital investido en agricoltura  10 Capital investido en la industria
  2
Rédito nacional
        7
Renta bruta terraten.   2
Renta neta 
  (10% d i 11,5)  1,15
Salarios agrícolas 2
Beneficio de empresa, a una tasa neta del 10%    1
Salarios industriales
   2
  Circulante necesario 2;   Producto anual 5.
-Los productos agrarios se venden con el 10% de margen sobre el coste de producción que incluye el canon de arriendo.
-Los precios de mercado de los productos manufacturados no determinan el precio de producción.
-Hemos insertado lo mejor posible en el Cuadro de Quesnay los términos de los economistas modernos, que en sus enunciados reflejan la negación del mismo Cuadro. Las clases han desaparecido: En su lugar aparece la Nación. El capital ya no es una masa de trabajo social vivo, sino patrimonio en títulos. La circulación entre las clases se ha reducido a circulación entre empresas o, peor, entre hominem oeconimici. La renta nacional es reducida a la suma de todos los réditos personales de los ciudadanos, donde triunfa la pretendida ley de equivalencia de los valores en millardos de moleculares transacciones de naturaleza debitoria y creditoria. Resulta la diferencia abismal entre el mecanismo de la contabilidad capitalista y el cálculo científico marxista.

 

7 - Métodos de la ciencia económica - La Circulación entre las clases desciende miserablemente a la de una empresa y otra y, peor, entre homo oeconomicus y homo oeconomicus. La Renta nacional de las clases se reduce banalmente a la suma de todas las rentas personales de los ciudadanos en la que triunfa la presunta ley de la equivalencia de los valores en millardos de transaciones moleculares de naturaleza crediticia, deudora y... tramposa.
    Quesnay no se da cuenta de ser la expresión de nuevos tiempos, no sólo de la propiedad terrateniente capitalista contra la feudal, sino de las mismas formas posteriores del capitalismo industrial del cual, él, sin saberlo, encontraba y dictaba las leyes.
    Las conquistas de la teoría van en oleadas y son fundamentales las de determinados periodos críticos.

8 - Política de clase (pour la bonne bouche) - Entre los fisiócratas es una institución la teoría del Sobretrabajo; existe la división de la sociedad en clases y el estudio del movimiento económico de clase a clase, no ya de individuo a individuo y de empresa a empresa. Pero sobre todo existe la implantación de las primeras líneas de una crítica social de las instituciones liberales y democráticas, que el marxismo desarrollará hasta llegar a ser la base de la política de la clase asalariada. Los fisiócratas no intentan ninguna explicación de la Renta de la tierra que atenúe el carácter de extorsión del trabajo de otra clase, mientras la economía clásica legitima como justa y libre la relación entre el capitalista y el proletario mediante el salario y como opresivos solamente los precedentes de dependencia servil.
    Hemos llegado, partiendo de la esquematización de la sociedad "capitalista agraria", al problema de la estrategia política proletaria. En el periodo que va de Quesnay a Marx el proletariado no puede dejar de combatir en las revoluciones burguesas que, además de derrotar la máquina del poder feudal, abren la puerta no sólo a la liberación de fuerzas productivas tras la abolición del régimen de servidumbre y de los vínculos sobre la tierra, sino además a la puerta de la concentración en unidades cada vez mayores del trabajo manufacturero y urbano.
 
 

VI - Metafísica de la tierra capital
 

1 - De 1884 a 1847 - La teoría de la economía agraria tiene una forma definida desde que se forma el bloque de la doctrina revolucionaria con unos contornos precisos y netos, o sea unos años antes de "El Manifiesto del Partido Comunista" de 1848; como prueba de que nunca ha existido un cambio en el método marxista en general y en los estudios de Marx sobre la materia.

2 - Economía, moral, lógica - Marx liquida la economía superficial de Proudhon para quien "el origen de la Renta como de la propiedad es por así decir extra-económica: reside en consideraciones de psicología y de moral".
    Aquí nos encontramos junto a las dos orillas del abismo. Nosotros agitamos la sólida clave del materialismo y declaramos con los datos económicos las manifestaciones psicológicas y los innumerables sistemas de moral.
    El recurso de Proudhon a la psicología, a la moral y al orden de las ideas, su curioso examen de los procesos económicos mediante el lado bueno y el lado malo, es un recurso ya secular. No se oye otra cosa distinta en las exposiciones actuales de los economistas, tanto aficionados como profesionales.

3 - ¡Abajo, libre arbitrio, estúpido payaso! - Al establecer la distinción entre el valor de uso y de cambio de los objetos, Proudhon deja al margen dos puntos esenciales: la génesis y el desarrollo histórico del intercambio en las distintas épocas; el carácter social y no individual de la relación. De esta manera se extravía y se ciega. Como punto de comparación recurre al libre arbitrio.
    Los economistas modernos no son de otra casta. Ellos fabrican fórmulas acerca de la determinación del precio fundada en las fuerzas en movimiento sobre el mercado: utilidad marginal, velocidad de circulación, volumen de circulante, cantidad de bienes de consumo, etc. Juntémolos a todos y sepultémoles bajo esta lapidaria frase: caballeros del libre arbitrio, dentro del panteón de la familia Proudhon.

4 - Un médico, un banquero, un profesor - El motivo esencial que eleva a Quesnay, como predecesor de los economistas del capitalismo, es que el va mucho más allá del intercambio molecular y de la pueril personificación de las fuerzas económicas. No el hombre vendedor y el hombre comprador, sino el juego de la circulación de la riqueza entre la clase productiva, la clase rentista y la clase (a su entender estéril) de la industria. Dentro de los máximos exponentes de las escuelas económicas Quesnay tiene una enorme ventaja sobre Ricardo al haber descubierto los protagonistas-clases.
    Por lo que respecta a Proudhon decir que intentó un sistema socialista, pero sólo fundó una teoría para pequeños burgueses, que desgraciadamente todavía nos apesta.

5 - Igualitarismo mercantil - Esta forma de sistema socialista, difundida como la grama y que es lo que hay en el fondo de casi todos aquellos que se llaman marxistas, es hija de manera híbrida de una economía burguesa ricardiana y de una filosofía humanitaria enciclopedista.
    Engels: "La aplicación de la teoría de Ricardo, la cual muestra a los trabajadores que la totalidad de la producción social, que es producto suyo, les pertenece, ya que ellos son los únicos productores reales, conduce directamente al comunismo. Si no fuera porque es formalmente falsa, como explica Marx, ya que es simplemente una aplicación de la moral a la economía. He ahí porqué Marx no ha basado nunca sobre esto las reivindicaciones comunistas, sino sobre todo en la ruina necesaria del sistema capitalista, que se lleva a cabo ante nuestros ojos día a día".
    Al llevar a cabo la crítica de la versión proudhoniana de este socialismo limitado, Marx utiliza construcciones del mayor interés, sobre los que no estará mal detenerse, con el fin de hacer neta la distinción entre esas primeras instancias y la nuestra, y establecer que la formulación que supera y deja atrás todo "economismo" de este género, no es ciertamente nueva sino más bien primordial en su ortodoxia irreductible: a este fin nunca se le podrá dedicar bastante tiempo, ya que es muy fácil perder esta brújula en los difíciles mares de la actualidad y de la actividad.

6 -Receta: algunas "píldoras" - Marx demuestra a Proudhon que históricamente la medida del Valor de las mercancías según el Trabajo define a la economía capitalista y trae consigo la formación de un Plusvalor. Esta "es fatalmente la fórmula de la moderna esclavitud del obrero".
    La teoría marxista del Plusvalor nos es indispensable para la anatomía de la sociedad capitalista; pero nuestra reivindicación programática no es: abolición del Plusvalor.
    Todo modo de producción, incluido el capitalista precisamente porque es el mejor productor de Sobretrabajo, ha hecho girar hacia adelante la famosa rueda de la historia.
    La producción capitalista se basa "en el antagonismo del trabajo acumulado con el trabajo inmediato" (Marx); o sea del Capital con el trabajo de los asalariados. De aquí se deriva la lapidaria fórmula comunista: abolir la dependencia del trabajo inmediato del trabajo acumulado.
    No es cierto, como sostiene Proudhon, que las cosas más útiles, necesarias, tienen un precio menor. "El precio de los víveres sufre casi continuamente una subida, mientras el precio de los objetos manufacturados y de lujo ha sufrido casi continuamente un descenso" (Marx). En la Edad Media los productos agrarios eran relativamente más baratos que los productos manufacturados.

7 - Aquí está la miseria - Seguimos con Marx contra Proudhon: "En una sociedad fundada en la miseria, los productos más miserables tienen la prerrogativa fatal de servir para el consumo de las grandes masas". Y sigue: "El tiempo de trabajo, al servir de medida al valor venal, se convierte por eso mismo en la ley de una continua degradación del trabajo". La economía capitalista ha hecho bien en aparecer y hace bien en seguir apareciendo (Rusia, China, etc). Negamos que con esa misma ley-clave estemos ante una economía proletaria.
    Acerca de la gran variedad de productos que la fórmula de Proudhon habría despertado mágicamente, allá va el último sablazo: "El monopolio en toda su monotonía invade el mundo de los productos, de la misma manera que invade el mundo de los instrumentos de producción" (Marx). Y de esta manera el monopolio, la dictadura sobre el consumo de las mercancías más estúpidas y servicios ya habían sido previstos desde hacía un siglo en la predicción marxista.
    Para nosotros son inseparables las dos batallas: destino catastrófico - programa social revolucionario del comunismo.
    En la producción capitalista no hay y no habrá nunca proporcionalidad – tras el equilibrio medieval en el que la "producción seguía paso a paso al consumo – entre los diversos sectores de consumo invocados por Proudhon y compañía. Esta proporcionalidad es incompatible con la distribución mercantil y con el dominio de la ley de intercambio entre valores equivalentes.
    Indica Marx incidiendo sobre el monopolio y el imperialismo: "La gran industria, forzada por los mismos instrumentos de los que dispone para producir siempre a escala cada vez más amplia, no puede esperar más a la demanda. La producción precede al consumo, la oferta a la demanda... En la sociedad actual, en la sociedad fundada en los intercambios individuales, la anarquía de la producción, que es fuente de tanta miseria, es al mismo tiempo la única fuente de todo progreso".
    Marx, tras probar que el presunto "socialismo" mercantil-laborista tipo Proudhon no es una apología de la sociedad burguesa, concluye así: "Se ve bien que las primeras ilusiones de la burguesía son también las últimas".

8 - Proudhon y la Renta - Desde muy joven Marx definía el problema de la Renta en los mismos términos que en sus obras más maduras. Proudhon recae en el concepto de la Tierra, riqueza natural, que regala una cuota-riqueza como Renta, pero no derivada del trabajo humano. Su mayor error es sostener que la Renta sería el interés pagado por un capital que nunca muere: la Tierra. Y que mientras la tasa de interés comercial decrece, el de la Renta de la tierra aumenta históricamente. Marx prueba que las mejoras e inversiones de Capital técnico sobre la Tierra conducen a una reducción de la Renta, pese a que se pueda encontrar en la inversión un margen de Beneficio adecuado, que, como cualquier otra inversión industrial, tiende a descender históricamente. Dice Marx: "La Tierra, mientras no es explotada como un medio de producción, no es un Capital". Lo son las instalaciones creadas mediante el trabajo humano sobre la Tierra o las máquinas, aperos, cultivos subvencionados. Pero el rédito de todo esto es Beneficio del arrendatario, no Renta del propietario. La parte de la Tierra que se convierte en Capital fijo se consume como cualquier otro Capital fijo o circulante y se renueva anualmente con una cuota, como sucede en la industria no rural.
    Se puede hablar de un Capital-tierra en relación al Beneficio del arrendatario empresario; y no en relación con la Renta dominical. "La renta resulta de las relaciones sociales en las que se hace el cultivo: proviene de la sociedad, no del suelo". No viene del interés de un Capital, ni como Capital-tierra ni como Capital invertido sobre la tierra.
    "Nosotros comprendemos la petición de los economistas acerca de atribuir la tierra al Estado para servir a la satisfacción de los impuestos". Propiedad y Renta de la tierra pueden ser nacionalizadas dentro del régimen burgués. La fórmula rusa, la Tierra a la Nación, no es socialismo.
 
 

VII - Renta diferencial, apetito integral
 

1 - Hors d'oeuvre - Siguiendo el surgimiento de la sociedad burguesa y la formación de la ciencia económica, la exigencia determinante no es el balance del productor inmediato que trabaja y consume; ni el de la empresa capitalista, que produce y vende; es el cuadro inmenso de la población viviente y de su alimentación, el estudio de la complicada máquina mediante la cual el alimento llega a los hombres de una manera cada vez más complicada desde los tiempos de Eva.

2 - Simpatías por el estoicismo - Por parte de Malthus la crítica que hace del capitalismo en 1815 es posible y correcta, pero la posición histórica y política contra él es errónea.

3 - Misterios del cálculo sublime - La matemática pura es esa ciencia que mediante nuevas palabras y símbolos dice siempre lo mismo. ¿Qué es elevar a una potencia? Una multiplicación. Y la multiplicación, una suma. ¿Y una suma? Una numeración. Todo se reduce a la numeración. Pero nadie ha definido la numeración, ni ha explicado porqué se da el mismo impulso al ir de 1 a 2 que de 9 a 10.
    La cultura universitaria quiere resolver el enigma económico aplicando la matemática. Nosotros por el contrario, sabemos que aplicando exclusivamente la matemática nunca se ha conseguido nada, pero nos servimos de la noción económica inmediata que todos tenemos para comprender la matemática. Ésta ha nacido después de la economía e incluso después que la física: primero fue agrimensura, luego geometría, primero contabilidad y luego álgebra y cálculo.
    Resulta una banalidad decir: quiero dedicarme a la economía, pero no quiero saber nada de matemáticas en la economía; es una banalidad porque ha sido Mamá Economía quien ha parido a la Matemática, alta y baja.
    La Renta de la tierra es diferencial porque deriva de una operación de resta, de una ganancia, de una gratificación. Para Ricardo la Renta no puede ser absoluta, sino sólo diferencial. Para Marx existe Renta absoluta, o sea que se da siempre, y diferencial, que resulta de una ganancia. La diferencial puede incluso faltar. La cresta de los gastos es diferencial: si la tendera sabe todos los precios de sus proveedores, que no le hascen descuentos, la cresta baja a cero.

4 - Introducción brillante - Marx expone la teoría de la renta de la tierra de Ricardo, y por tanto la propia, no negándola sino comprendiéndola como uno de tantos casos posibles en estudio.
    Marx recuerda que para el pequeño campesino autónomo, productor inmediato, la propiedad legal de la tierra es una de las condiciones de la producción. En nuestro estudio sólo hay braceros; no campesinos-propietarios, no medianeros, no colonos trabajadores (¡que cosa tan bonita!). Tenemos por tanto tres figuras: propietario terrateniente, capitalista arrendatario y obrero asalariado.
    Marx, como teórico seguro, simplifica un poco: "Nosotros consideramos por tanto exclusivamente el capital colocado en la agricultura"; y precisa: "nos podemos limitar solamente al trigo; o incluso a las minas, y las leyes siguen siendo las mismas".
    Smith, que murió en 1790, tiene el gran mérito de haber mostrado que la renta de la tierra que se deriva de otras producciones agrícolas (lino, plantas para tintes, forrajes) viene determinada por la renta que se forma del capital colocado en la producción del alimento principal: "Después de Smith no se ha realizado ningún progreso en este orden de ideas". Marx reduce a polvo 80 años de "progreso científico". Nosotros añadimos otros 80 más.

5 - La Renta de Ricardo - Dado el golpe de gracia a la opinión fisiocrática que la Renta era debida a la excepcional productividad de la agricultura debida a la especial fertilidad del suelo, quedan cuatro modos de explicar su origen.
1 - Con el monopolio de la tierra los propietarios monopolizan los géneros alimentarios que, vendidos por encima de su valor, dan un margen constante, o beneficio, de Renta.
2 - Para Ricardo existe sólo la Renta diferencial, y no la absoluta. En la tierra peor la venta del producto remunera al Trabajo y al Capital invertido con su Beneficio, sin margen para el terrateniente.
3 - La Renta es el Interés del capital que ha servido para comprar la tierra; para Marx es una teoría insostenible, porque no explica la Renta que no deriva de capitales invertidos, como sucede con las minas y los saltos de agua.
4 - Para Marx, sin destruir la ley del valor (como en el caso 1), el terreno peor tiene la Renta absoluta, a lo que hay que añadir la diferencial para los terrenos de mayor fertilidad.
    Se disipa la dificultad señalando que el valor, dado por el tiempo de trabajo medio en el mercado, da en determinados casos un beneficio sobre el precio de producción, la Renta diferencial.
    Además, los productos agrarios dan sistemáticamente un precio de producción por debajo del valor y precio del mercado. Esta diferencia es la Renta absoluta. Pero no deja de ser una parte de la Plusvalía y del Beneficio. Esta Renta se corresponde a un Sobrebeneficio (debería llamarse Sobre-Plusvalía).
    Para aclarar la demostración de Marx es preciso establecer claramente los conceptos sin desviarnos de ellos.
    Marx en el precio de producción incluye además de los gastos de materias primas y de salarios ahora también el Beneficio del capital. Para que esto quede claro, es necesario pasar a una dinámica social, tratando el Beneficio de la clase capitalista y mejor todavía del capital social; expresado sólo en parte por el capital nacional de naciones capitalistas que arrojan los productos en un mercado de intercambio interno y externo.

6 - Planteamiento de Marx - La teoría de la Renta de la tierra se construye estableciendo antes la teoría de la tasa media de ganancia del Capital. Para Marx el precio (medio en una amplia extensión y por un cierto tiempo) de la mercancía viene dado por el tiempo de trabajo medio necesario, en unas determinadas condiciones sociales, para producirla y reproducirla. El importe del precio nos da la medida del valor de cambio, que descompuesto en distintos términos, pone en evidencia las dos categorías que el burgués llama sus gastos: Capital constante y Capital variable. Para saldar el montante del valor de cambio queda la Plusvalía, que en una cifra bruta equivale al Beneficio, que comprende el Útil de empresa y el Interés del capital prestado. La tasa de Beneficio es la relación entre el útil derivado del precio medio de mercado y los gastos anticipados. Hecho este cálculo en base a los datos generales, sociales, Marx llama precio de producción a la suma de los tres elementos englobados en la mercancía: c+ v + p (donde p es el beneficio medio social). La empresa que realiza contratos más favorables o paga menos salario medio y materias primas tendrá una diferencia mayor que Marx llama Sobrebeneficio. Es inevitable la compensación entre sobrebeneficios y minusbeneficio. Si en una fábrica el útil se convierte en pérdida, siempre hay plusvalor y explotación.
    Eliminados todos los demás elementos, quedan frente a frente el capital nacional (o mundial) y el proletariado, el trabajo humano y social.
    El estudio de la producción capitalista en su pureza (cuando todo el beneficio llegue a ser una "renta industrial" no será necesaria tanta matemática para desalojar al enemigo de clase) lleva al enfrentamiento, en el balance social, entre dos clases antagonistas. Conociendo todo el Capital constante en la sociedad y todo el número de proletarios en la población, la tasa media de plusvalía y de beneficio nos permiten calcular cuánta riqueza pasa, en el cuadro de Marx, de la clase obrera a la capitalista.

7 - La solución de Marx - También sectores normales de la industria presentan sobrebeneficios (pero sólo contingentes y accidentales, nunca sistemáticos), instantánea y fácilmente transformados en renta. ¿Qué otra cosa es el parasitismo capitalista que Lenin describe propio de los truts y monopolios?
    ¿Cómo se transforma en general el sobrebeneficio, en todo el sector agrícola, en Renta de la tierra, tras pagar a la tasa media de toda la industria el Útil del arrendatario empresario?
    Marx liga el precio de producción al valor del producto sólo para los productos de la industria. Observa que, deducida del sector industrial la ganancia media, que es parte del precio de producción, en la especial producción agraria, vendiéndose siempre los productos por su valor y siendo el Beneficio del arrendatario igual al del fabricante, el precio de producción resulta menor. Esto quiere decir que a paridad de producto hay menos empleo de Capital y de Trabajo de la media social; y así el Trabajo aplicado a la tierra es más productivo que en la industria. La diferencia entre el precio de producción y el valor venal de mercado, quedando intacto el Beneficio, va al propietario de la tierra, gracias a las leyes y al poder estatal.
    Esto se reduce en las tierras más míseras que no dan Renta; por ello no se encuentra capital de arrendatarios dispuestos a invertir en ellas. Si la tierra da sólo un margen útil igual al Beneficio de empresa, el arrendatario, que debe algo al propietario, debería invertir el Capital bajo la ganancia media. En tal caso busca otro terreno o invierte en la industria o guarda el dinero en el banco.
    Pero Marx ha probado que en general, incluso en el terreno peor, el Capital (bajo la forma de materias primas y trabajo) rinde más del beneficio medio industrial. La diferencia que se deriva de ello es Renta de la tierra absoluta, que recibe cualquier propietario de tierras.
    En un terreno más fértil, que da una mayor cosecha, el propietario encontrará a un arrendatario que, con el mismo Beneficio del terreno estéril, podrá pagar un canon mayor, una diferencia igual al precio de mercado de la parte de grano en excedencia. Este aumento de canon es la Renta diferencial.
    Para Marx la tierra peor da grano que va a parar a la tasa media del beneficio empresarial: esto es la Renta absoluta. Los terrenos más fértiles añaden a la Renta absoluta cantidades variables de Renta diferencial.

8 - Reforma agraria italiana - El Estado fascista confiscó en Italia (con indemnización) aguas y minas; es decir toda Renta absoluta no agraria. Pero no tocó la parte mucho más sustanciosa proveniente de los beneficios de las industrias extractivas e hidroeléctricas. Ahora se quiere expropiar la Renta agraria absoluta italiana; o sea los terrenos más estériles con un mínimo imponible.
    Ricardo quería confiscar toda la renta diferencial, o sea las tierras mejores; con excepción de la gran empresa capitalista con un beneficio de empresa semejante al de la industria.
    Si las tierras de los "latifundios" tienen una Renta, incluso baja, el Estado reformador italiano siempre pillaría algo, pero con la condición de convertirse en rentier manteniendo los capitales agrarios ya existentes, que pagarían el canon de renta a través del sobretrabajo de los campesinos jornaleros.
    Con la desgraciada fórmula de la parcelación campesina se destruye la mísera Renta absoluta repartiendo entre los campesinos propietarios la condena de duplicar sus horas de trabajo para poder comer y pagar sus deudas; hasta que llega el momento de escapar de la parcelita. Las pingües Rentas diferenciales quedan no obstante intactas y a disposición del Capital especulativo italiano. La fórmula de salvar la Renta diferencial, rindiéndole los mismos honores que al Capital de las sociedades anónimas, y haciendo perecer a la Renta absoluta, equivale a este conciso apóstrofe: ¡Estado italiano, pero que tonto que eres!
 
 

VIII - Grandiosa, pero no comestible civilización
 

1 - Piscolabis y convidados terrestres - El Capital es originado por el Trabajo acumulado de los muertos, empleado para invertir y saquear el trabajo de una masa de vivos.
    Es una cuestión sumamente importante ver si el ciclo de los intercambios entre el ambiente natural, con sus reservas de materia-energía, y la especie humana tiende a conseguir una armonía de equilibrio dinámico (que teóricamente es imposible de definir), o por el contrario cae en un progresivo desajuste hasta convertirlo en algo insostenible, históricamente,, determinando una regresión e incluso el fin de nuestra especie.
    Reconocemos la importancia de una imaginaria mesa, a nivel de todo el planeta, alrededor de la cual se sientan esos frenéticos convidados, siendo importante igualmente la relación entre el número de bocas y las pitanzas suministradas; y decimos que el estudio no siempre fácil de la cuestión de la producción agraria en el capitalismo, son sus análisis razonados, sus tablas numéricas, sus fórmulas algebraicas, no debe ser tomado como un lujo intelectual, sino como una exigencia imprescindible del buche de la especie.
    Al mismo tiempo esas banales presentaciones son útiles para mostrar cómo son superadas por el plantamiento marxista, tanto en simplicidad como en riqueza expositiva. El desarrollo de este ciclo no implica llegar a un punto en el que los hombres, movidos por una revelación o llenos de sabiduría, actúen para no perecer todos. Durante largas fases de este ciclo, y debido al aumento de la población, la especie dividida en grupos aprende a destruirse, depredarse y oprimirse: el estudio de las grandes etapas de estas luchas inevitables debe establecer cómo y después de qué estadios la especie conseguirá llegar a un útil balance estable de sus relaciones con la naturaleza física, tal que la única vía para conseguir alimentos no sea la guerra y la servidumbre de clase. El objeto de ese estudio son las fuerzas productivas y sus relaciones; y no sus caricaturas bajo la forma de advertencias administrativas y prédicas moralistas.

2 - El capitalismo, pésimo despensero - La demostración fundamental de Marx tiende a la tesis claramente revolucionaria de que el modo de producción capitalista, grandísimo propulsor del crecimiento absoluto y relativo de las fuerzas de producción, etapa indispensable y decisiva de dicho crecimiento, no puede compaginar el aumento numérico y técnico de las colectividades humanas con la producción de alimentos. A través de esto nosotros calculamos el camino que nos separa de la catástrofe, que hará saltar por los aires la estructura capitalista debido a esta contradicción. El lector atento debe fijarse en los pasos del duro camino en los que el objetivo del choque revolucionario se presenta en toda su dimensión.
    Marx recuerda que ya los primeros economistas señalaban el contraste entre el progreso técnico en agricultura (a pesar de las medidas para aumentar la producción del terreno) y las formas sociales. El engranaje del sistema capitalista es tal que el
    Capital y el Trabajo humano se ven empujados constantemente hacia la industria, y su enorme velocidad de transformación de los procedimientos de producción contrasta con la enorme lentitud de la evolución de la agricultura en la cual (incluso en los países más desarrollados) se adoptan actualmente en su mayor parte los mismos procedimientos agrarios que se usaban desde hace siglos e incluso milenios.
    Marx señala que el rechazo del Capital hacia la tierra se debe a la composición técnica u orgánica del mismo, que es más favorable en la industria.
    A mediados del siglo XIX la composición del capital (que a grosso modo no ha variado actualmente en la agricultura) era:
 

                         Industria          Agricultura

                      (80c+20V+10p=110)  (60c+40V+20p=120)

Composición orgánica      4  (80/20)        1,5 (60/40)

Tasa de Plusvalía        50% (10/20)        50% (20/40)

Tasa de Beneficio        10% (10/100)       20% (20/100)

Tasa Beneficio empresa   10% (10/100)       10% (10/100)

Tasa de la Renta          0%                10% (10/100).
 
 

3. - Grano y capitalismo - La lentitud del aumento de productividad en la agricultura es un obstáculo para la reducción del tiempo de trabajo a paridad de consumos y productos medios, y resulta insuperable cuando hablamos de consumos alimentarios. El Capital "sabe" que alcanza cada vez más una masa de beneficio según la ley de la caida de la tasa media y prefiere producir con un alto nivel tecnológico; con muchos obreros y altos salarios para obtener mucho producto. Con el acero es fácil para la oferta forzar la demanda, gracias a armas y guerras, que reducen el número de bocas que piden inutilmente grano.
    Para el acero durante un siglo el grado tecnológico va del 4 de Marx al 15-20 actual. Las toneladas/año de grano que produce cada obrero agrícola en el transcurso de un siglo no han crecido seguramente un 50% mientras que las de acero han crecido decenas de veces.
    Un terrícola come unos 270 kilos de cereales y patatas anuales, mientras que de carne sólo 4 o 5. No hay que dejarse engañar por las medias. En los países más desarrollados la relación carne-cereales varía enormemente de una clase a otra, y de región a región. En Italia el sacrificio de reses medio per capita es de 14,2, pero en Emilia es de 27 kg y en Sicilia de 5,3kg (o sea el nivel del terrícola medio). El capitalismo es pues la época de la alimentación cerealista, así como la barbarie superior (guerra de Troya) lo era exclusivamente carnívora. Es por esto por lo que Marx tiene razón al calcular la parte de Beneficio que va a Renta dentro de la producción cerealista.

4 - Apuntes sobre la renta - Si la tierra a cultivar se halla completamente ocupada y si es necesario más producto (más grano) debido al aumento de la población, se invierte sobre el mismo terreno otra cantidad de dinero en abonos e instrumentales diversos. De esta forma aumenta el producto (Italia en cinco años habría debido pasar de 79 millones de quintales de grano en 1952 a 90), pero inevitablemente el precio unitario crece. O sea con el aumento de productividad del trabajo debido al capitalismo están disponibles a menor precio los productos manufacturados, pero alcanzan precios más altos los productos alimentarios. Esta carrera desemboca en la revolución que destruye el modo capitalista de producción, o lo que es lo mismo, la distribución mercantil: único elemento necesario para construir toda la deducción de Marx.

5 - Revolución antitrinitaria - Marx, al afrontar el problema conjunto de las tres fuentes de recursos económicos y de las tres clases, trata a fondo la crítica de la fórmula trinitaria: capital-interés; tierra-renta; trabajo-salario; que no son tres fuentes autónomas efectivas pertenecientes a tres facciones que se reparten la riqueza producida, el aumento de valor en cada campaña de trabajo. En la crítica revolucionaria el único factor real del valor es el Trabajo; es el único que añade: y son tres los que se aprovechan. El derecho de posesión de la tierra, la apropiación de mercancías para el Capital, no son fuentes de valor, sino relaciones de fuerza entre los hombres.
    La economía clásica pone en evidencia que sólo el Trabajo genera el Valor.
    Las relaciones tierra-Renta, y sobre todo dinero-Interés (Capital-Beneficio) no son naturales y eternas: no existían en los antiguos modos de producción (producción directa de bienes de uso - esclavitud y servidumbre - sistema corporativo medieval). La gran comunidad que logrará reunir a todos los terrícolas, tendrá como objetivo final "su misma reproducción", sin Renta, sin Interés y, in primis et ante omnia, sin Salario.
    Sólo en el modo de producción capitalista todo se mide mediante el sucio, apestoso dinero, mediante el cálculo de la renta personal y del balance empresarial, mediante la esclavitud de la naturaleza humana ante las manecillas del reloj en las fábricas y talleres.

6 - Dejando a un lado los casos impuros - Todo el estudio sobre la Renta diferencial se plantea partiendo de una media ideal, de condiciones límites que no se dan en la realidad histórica. Estas condiciones se basan en la hipótesis de que el trabajador de la tierra sea un asalariado, que su salario esté al nivel medio de toda la industria, que entre él y el propietario jurídico se interponga un arrendatario empresario y que su ganancia esté al nivel medio social del Beneficio de todos los empresarios industriales.
    Es muy piadosa la desesperada defensa, con una abierta posición propia de un partido burgués, por parte del PCI del gran arrendatario capitalista contra el propietario terrateniente, y esto precisamente cuando la disciplina de los precios y de los alquileres ha hecho poco venenosa la Renta del propietario y escandaloso el Sobrebeneficio de las empresas agrarias.
    En la histórica lucha inglesa entre la propiedad terrateniente burguesa (landlords), los capitalistas agrarios (farmers) y los trabajadores agrícolas, que culminó en las medidas proteccionistas sobre el grano, cuyos precios descendían para consuelo del proletariado, los propietarios de la tierra tendían a engordar sus propias rentas comprimiendo los beneficios por debajo del beneficio normal y los arrendatarios reaccionaron comprimiendo los salarios de los trabajadores agrarios. Marx dió una interpretación rigurosa y clara de esta fase histórica y económica, al añadir a la Renta, por factores políticos y de fuerza, una fracción del Beneficio empresarial y del Salario, que redondea artificialmente la renta verdadera y propia, la renta media ideal.
    Es crucial el paso de la ciencia pura a la lucha social y política. Para rebatir a los ricardianos y a los economistas vulgares hay que demostrar que con la Renta contenida en sus límites teóricos y, si llega el caso, destinándola al Estado como cobertura de los gastos (o sea con la empresa capitalista en la industria y en la tierra libre de impuestos), la ilusoria armonía en la riqueza de la nación y en el bienestar trinitario de todas las clases no se alcanza, ya que se recrudece aún más la perspectiva de los antagonismos revolucionarios. No tiene nada de revolucionario, ni siquiera desde el punto de vista burgués, convertir las Rentas de la tierra peor en intereses de títulos del Estado. Esto salva el privilegio rentista y agrava el balance público debido a mejoras agrarias ficticias, y en este caso la técnica agraria se convierte en estupidez y la administración estatal en robo abierto llevado a cabo por la triunfante especulación empresarial.

7 - El salto hidraúlico -(ver recuadro sobre la renta diferencial) - Supongamos que algunas de las fábricas de papel de un país se muevan por vapor y otras por saltos de agua, y en este caso la fuerza motriz necesaria no cuesta nada, ahorrándose carbón y fuerza de trabajo de los operarios fogoneros. La composición técnica, para simplificar, sería igual para los dos tipos de fábrica, manteniéndose la misma relación Capital constante - Capital variable, con la misma proporción para los gastos de manutención y desgaste. Para las fábricas de papel privilegiadas el coste y el precio de producción es por tanto inferior. El precio de mercado del papel debe no obstante adecuarse a los costes, superiores, de las fábricas carentes de saltos de agua, ya que de otra forma no se invertiría en ellas ningún capital. De esto resulta un Sobrebeneficio en las fábricas que disponen de saltos de agua, generado por una mayor productividad del trabajo empleado en ellas.
 

 LA RENTA DIFERENCIAL
1ª Forma - El salto hidráulico
 
  A - Fábricas con  motores a vapore B - Fábricas que disponen de salto de agua
O - Composición técnica (u orgánica) O
4
4
C - Capital Constante
V - Capital Variable
K - Cap.Anticipado = Costo de Prod.
C
C/O
C+V
80
80/  4 =  20
80+ 20 = 100
72
72/  4 =   18
72+ 18 =   90
p - Tasa media social del Beneficio
Pm- Beneficio de la media social
p
K.p
15%
100x 15%=  15
15%
90x 15%= 13,5
Pp- Precio di Produccíon
Pr- Precio de mercado (único)
R - Sobrebeneficio = Renta
P - Plusvalor = Beneficio total
K+Pm
Pr
Pr-Pp
Pm+R
100+ 15 = 115
 115
115-115 =   0
15+  0 =  15
90+13,5=103,5
115
115-103,5=11,5
13,5+11,5=  25
s - Tasa del Plusvalor
Pi- Beneficio corresp.al capitalista
P/V
P-R
15/ 20 = 75%
15-  0 =  15
25/ 18 = 139%
25-11,5= 13,5
 - El agua de coste cero, suministra la necesaria fuerza motriz al sector B, haciendo que ahorre 8 de carbón, por lo que C desciende de 80 a 72. Suponiendo igual la composición orgánica en los sectores A y B, el menor gasto por carbón en B corresponde al ahorro de salario del fogonero. En fórmula: 72c + 18v = 90; en donde 18= 72/4.
- En el sector A: 100 de capital anticipado + 15 de beneficio (con una tasa media del 15%) = 115, ya sea el precio de producción o el precio de mercado.
- En el sector B: 90 de capital anticipado + 13,5 de beneficio ( siempre con una tasa media del 15%) = 103,5, que es el precio de producción. Pero el precio de mercado es 115, lo mismo que en el sector A.
- Si el sector B, con un capital anticipado de 90, vende a 115, tiene un margen de 25 (115-90) donde 13,5 es beneficio industrial y 11,5 es Renta diferencial de tipo inmobiliario o de la tierra.
- 13,5 de beneficio, corresponde al capitalista del sector B, igual al 15% de 90.
- La diferencia entre los precios de producción de los sectores A y B, es decir 115 - 103,5 = 11,5, es Renta diferencial y ha sido producida por el trabajo de los asalariados del sector B.
- En las fábricas del sector B, del plusvalor de 25 se considera 13,5 plusvalor normal, con una tasa del 75% (13,5 b / 18 v) , y 11,5 plustrabajo excepcional, que se convierte en sobrebeneficio y renta, con una tasa del 64% (11,5b / 18v).

 

8 - Las personas en el campo - Para Marx la expresión de precio o valor de la caida de agua o de la tierra en general es "irracional". Sólo las mercancías, los productos del trabajo humano, el capital en el que se pueden transformar, tienen valor y precio. Lo que se pagará por el salto de agua no es más que Renta capitalizada. Si el tasa de interés en sentido vulgar (no del beneficio en sentido marxista) es del 15%, el propietario pedirá para su renta perdida de 10 la suma de 200, y para la renta de 11,5 la suma de 215.
    Marx no confunde nunca entre Capital "patrimonial" y Capital "gasto". En el cálculo del Capital total, de la parte tanto constante como variable, Marx nunca tiene en cuenta, de cara a las tasas de Plusvalía, Beneficio y Técnico, el valor de patrimonio del salto de agua, del terreno agrícola, de la fábrica, del taller. En el caso de la fuerza motriz, ya sea a vapor, hidraúlica o de otro tipo, sólo se tendrá en cuenta la cuota de desgaste en la producción de un stock de mercancía producida.
    Para Marx, Capital invertido, anticipado o empleado en la producción es siempre una parte del producto, de la mercancía fabricada vendida y de la famosísima factura de los contables y profesores.
 
 

IX – Tierra madrastra, mercado proxeneta
 

1 – Alma parens frugum – La fábrica de papel accionada por agua produce con un mínimo coste, pero vende su producto al mismo precio que la de vapor. La diferencia, ganancia obtenida sobre el precio de producción, es Renta (Primera forma de la renta diferencial).
    Desde el momento en que la especie humana cultiva la tierra para alimentarse, los aspectos fundamentales del problema son dos: 1) la ocupación de la tierra, que hace variar la relación entre la cultivada y la inculta; 2) la fertilidad de la tierra, variable según las condiciones naturales y los efectos del trabajo humano, o sea su disposición a ofrecer más producto pidiendo menos esfuerzo.
    Se nos preguntará: ¿cuánta tierra es posible cultivar todavía? y ¿qué fertilidad mínima determina la roturación de los terrenos incultos, en relación a dividir en partes iguales los esfuerzos del trabajo y los consumos alimentarios? Esto sucede desde que el capitalismo explota toda la tierra cultivable y la especie pasa hambre.
    Para nosotros los hombres comen gracias a su propio trabajo. La madre de todos los frutos es la Tierra, y el padre es el Trabajo.

2 – Fertilidad natural – Para Ricardo la Renta (que sólo es diferencial) es siempre la diferencia entre los productos obtenidos con el uso de dos cantidades iguales de Capital y de Trabajo.
    Marx precisa que esto es cierto para el sobrebeneficio en general; pero tratándose de Renta de la Tierra, hay que añadir la tercera condición: sobre la misma cantidad de terreno.
    El caso de los dos capitales iguales es el más simple, pero es raro.
    Si se emplean Capitales desiguales para productos desiguales, aunque sea sobre la misma superficie de tierra, se realiza la comparación entre el rédito proporcional de los distintos capitales. Si la relación entre rédito y Capital (tasa de beneficio) crece, hay Sobrebeneficio, y por lo tanto Renta diferencial.
    Para simplificar la exposición, Marx se limita a considerar la fertilidad "natural". Entre otros factores de la fertilidad, o sea de la utilidad de ejercicio, Marx se detiene un momento sobre los efectos de la ubicación para dar uno de sus habituales golpecitos al sistema capitalista, algo esencial en todos nuestros análisis. El capitalismo disminuye los efectos de la ubicación y explota incluso las cimas de las montañas para ganar dinero, creando nuevos medios de transporte y mercados; pero después amplifica los efectos, ya que separa la agricultura de la manufactura, construye grandes centros, aísla ciertas regiones.

3 – Los cuatro terrenos – (ver tabla correspondiente). Con Marx limitamos el estudio sólo a la fertilidad natural de cuatro terrenos de igual superficie, con el mismo trabajo, con el mismo gasto de salarios, materiales y desgastes; estos terrenos dan diversas cantidades de producto partiendo del "terreno peor" y pasando por tres terrenos progresivamente "mejores". La única dificultad serían las unidades de medida inglesas que habría que convertir al sistema decimal. El precio del grano es constante: 2 chelines por kilogramo.
    En el terreno A, el pésimo, se obtienen 30 kg de grano, que vendido al precio medio da una ganancia bruta de 60 chelines.
 
 

1ª Forma de la Renta,
en 4 terrenos de fertilidad distinta
Terrenos de igual superficie, en los que se aplican las mismas labores y se invierte el mismo capital, pero de los que se obtienen cantidades de producto desiguales y progresivas.
TERRENO
 
K=c+v+p Cereal
Producido 
c + v 
Capital Anticipado costante 
p = P+R 
Plusvalor

Beneficio
20% 
constante 

Sobre-
beneficio = Renta diferencial
R/K 
Renta / Producto
 A - Pésimo
en 
Chel- 
lines
 60
 50
 10
10
  0
0
 B - Mediocre
120
 50
 70
10
 60
1/2
 C - Bueno
180
 50
130
10
120
2/3
 D - Óptimo
240
 50
190
10
180
3/4
TOTALES
600
200
400
40
360
 
 
 A - Pésimo
en 
Kg 
Cere- 
al
 30
 25
  5
 5
  0
0
 B - Mediocre
 60
 25
 35
 5
 30
1/2
 C - Bueno
 90
 25
 65
 5
 60
2/3
 D - Óptimo
120
 25
 95
 5
 90
3/4
TOTALES
300
100
200
20
180
 

    El Capital invertido en estos cuatro terrenos es siempre de 50 chelines, con un margen de 10. El beneficio medio normal del capital es del 20%; por lo tanto los 10 chelines de ganancia sobre los 60 iniciales forman parte del beneficio capitalista. No hay Sobrebeneficio: la Renta para el propietario de la tierra es cero.

4 – Erigiendo la escala – En el terreno B con la misma extensión y gasto se produce el doble; aparece una primera Renta diferencial de 60 chelines, que el arrendatario pagará como canon de arriendo al propietario.
    En el terreno C se produce el triple y quedan 120 chelines de Renta.
    En el terreno D se produce el cuádruple y quedan 180 chelines de Renta.
    La Renta no proviene de vender caro, no viene del mercado y no viene de una subida de precios; viene de un Sobreproducto que espera a quien tiene la llave de los terrenos mejores, que permanecen prohibidos al Capital y al Trabajo. La Renta sólo se obtiene si dentro de los terrenos mejores se incluyen el Capital y el Trabajo; o sea dinero que ha comprado trabajo muerto y compra trabajo vivo.

5 – Datos actuales – Resulta que la Renta de un terreno sube de 0 a ¾ del producto total; permanecen inalterables las remuneraciones de los trabajadores y de la empresa.
    Si varía la productividad orgánica, varía también el Capital y el Trabajo a aportar: esto se resuelve con la Segunda forma.
    En un pueblo italiano donde está presente el terreno peor, y existe el "latifundio" sometido a mejoras y divisiones, se nota en general (ver tabla):
    1ª observación: la Renta es bastante más alta que el Beneficio; un poco en la calidad 5ª, el triple en la 1ª. Es pues idiota el Estado democristiano apoyado por los "comunistas", al expropiar allí donde la base imponible es baja y toma, pagando bien, las Rentas desde 95, dejando a los propietarios las de 550 y más.
    2ª observación: si el Beneficio varía el doble, la Renta varía el séxtuplo.
    3ª observación: en las primeras 3 clases el Beneficio se diferencia poco (corresponde a la I forma de Marx) y la Renta mucho.
 

CATASTO ITALIANO
(año de elaboración, 1939)
Valoraciones según tipos de terreno (por hectára)
Categorías Castatales
Rédito del proprietario
(Renta)
Rédito Agrario
(Beneficio)
Proporción
 
LIRAS
QUOTAS
LIRAS
QUOTAS
 
1
550
 100,0
180
100,0
3,1
2
400
  72,7
170
 94,4
2,4
3
300
  54,5
160
 88,9
1,9
4
190
  34,5
130
 72,2
1,5
5
 95
  17,3
 80
 44,4
1,2
     El catastro tasa las distintas calidades del terreno por hectárea.
     En Italia los terrenos agrarios abarcan 28 millones de hectáreas. Los incultos productivos, los pastizales y los prados permanentes son 12. Quedan 15,5 de los cuales: sembrados 13; y otros 2,5.
     El rédito imponible de la propiedad determina el impuesto a pagar por el terrateniente. Representa la renta propia y verdadera.
     El rédito imponible agrario está en la base del impuesto que paga el gestor del terreno. Expresa el beneficio industrial.
     Para la renta y el beneficio se ofrecen las tarifas totales y en porcentajes del año 1939.
     Se observa con estos datos lo siguiente: 1er-La renta es más alta que el beneficio; muy poco en la 5ª clase; el triple en la 1ª. 2º-El beneficio varía poco (2,25 veces); la renta varía muchísimo (5,79 veces). 3er-En las tres clases mejores el beneficio varía poco (+12,5%); la renta mucho (+83,3%). 

    De estos datos, sacados de la práctica, observemos la tabla correspondiente a los cuatro ejemplos de la cuenca del Po en los que se citan agricultura y ganadería en 50-60 hectáreas; sus cuentas no aparecen como balance patrimonial, sino como ejercicio anual en el que el producto bruto de 100 da, en sentido marxista, 33c y 28v (bajo grado de composición orgánica con 1,18, con la industria en tiempos de Marx estaba en 4 y hoy en 8); Capital total anticipado 61 (c+v); beneficio capitalista 15; tasa de Beneficio 25% (relación entre el Beneficio de 15 y el capital gastado); margen total 39 (64%, del cual tasa de Beneficio 25% y Sobrebeneficio que se convierte en Renta 39%).
    La tabla "Cap. IX, par.6" resume las clases de terrenos cultivables previstos en el Catastro italiano: a los tres casos B-C-D hay que añadir el caso A, que no viene allí incluido porque el sistema de valoración da renta a todos los terrenos. Lo deducimos añadiendo al capital anticipado, constante, de 32.000 liras un beneficio del 25%, dando 8.000 liras con un total de 40.000 equivalente a una producción de apenas 5 Qm de grano por hectárea sobre un terreno con Renta 0.
 

AGRICOLTURA ITALIANA
Explotaciones agropecuniarias de la cuenca del Po de 50-60 ha, con Cultivo+Ganado
EJERCICIO ANUAL
BORGUÉS
MAGNITUDES MARXISTAS
%                    %                     %
Gastos Varios        33 } Capit.anticipado  61 { Capital Constante  33
Mano de obra         28 Capital Variable   28
Interés del capital   7 } Beneficio         15 } Plusvalor          39
Beneficio de'empresa  8
Renta                24 Renta             24
Producto            100 Producto         100                   100
Grado de Productividad, Tasas y Proporciones 

Composición técnica                                c / v     =33/28 = 1,18
Tasa de Plusvalor                                  p / v     =39/28 = 1,39
Tasa de Beneficio                                  p/(c + v) =39/61 = 0,64
Relación entre Capit. constante y Cap. anticipado  c/(c + v) =33/61 = 0,54
   “             “    variable     “       “       v/(c + v) =28/61 = 0,46
   “                  Beneficio    “       “       Pr/(c + v)=15/61 = 0,25
   “                  Renta        “       “       R/(c + v) =24/61 = 0,39

    La Composición Técnica de la industria era de media 4 en la época de Marx y al menos 8 al 1954.

6 – El juego está hecho – El producto de la Italia agraria en dinero es 210.000 con una cantidad de grano de 26,25 Qm repartidos de la siguiente forma: 7,4 a los campesinos; 4 al capitalista; 6,26 al terrateniente y 8,6 de capital constante (ver tabla).
    Para Ricardo los trabajadores y los empresarios luchan para suprimir los 6,25 del landlord, por lo cual la cuota de los empresarios sube a 10,25 (4+6,25) y la de los braceros permanece en el 7,4.
    Para un sindical-socialista, una vez suprimidos los 6,25 del terrateniente y los 4 del capitalista, quedarán disponibles 17,65 (7,35+4+6,25).
    Según el departamento agrario del PCI lo que se expropia son las rentas del latifundio (terreno B, 1,5 sobre 26,25) que, pagadas en moneda corriente, van a parar a la clase empresarial que sube de 4 a 5,5; mientras los burgueses terratenientes descienden de 6,25 a 4,75. Los proletarios siguen en 4.
    Según Marx debe ser eliminado el monopolio burgués de la tierra y el monopolio capitalista del producto.
    Señalemos que el alquiler de los terrenos B es de 1,5 Qm de grano por Ha (2 para C y 2,75 para D). En el año 1954 las rentas del empresario agrario crecieron mucho más que las rentas de los terratenientes. Además las Rentas son proporcionales a las superficies; los Beneficios unitarios no. Pero el producto unitario crece con la dimensión de la empresa; por lo tanto el pequeño y mediano colono paga rentas altas, embolsándose pocos beneficios, y si se trata del trabajador aumenta el tiempo de trabajo.
    Por lo que respecta al valor de los tres terrenos, con una tasa del 5% valen por Ha 240.000, 320.000 y 440.000; o sea 20 veces la Renta. Respecto a estos valores patrimoniales, el Capital es sólo el anticipo anual de la empresa agraria; o sea 32.000.
    Propietarios y empresarios se lamentan del modesto lucro del 5-6% calculado sobre el valor patrimonial; mientras en realidad sobre el Capital anticipado tienen unos beneficios del 24,6%, sobrebeneficios de Renta del 39,3% y Plusvalor del 63,9%.
 

CUADRO DE TODA LA ITALIA AGRARIA
 
 Terreno
c
v
c + v
p
P = c + v + p
Pr = p – R
R = p – pr
Capital
Constante
Capital
variable
Capital anticipado
Beneficio del Capital
Producto
Beneficio del Capitalista agrario
Renta del Propietario de la tierra
33%
28%
61%
39%
100%
15%
24%
1
2
3=1+2
4=6+7
5=3+4
6=4-7
7=4-6
q.
£
q.
£
q.
£
q.
£
q.
£
q.
£
q.
£
A
2,15
17.250
1,85
14.750
 4
 32.000
 1,00
 8.000
 5,00
 40.000
1
 8.000
-
-
B
2,15
17.250
1,85
14.750
 4
 32.000
 2,50
20.000
 6,50
 52.000
1
 8.000
1,50
12.000
C
2,15
17.250
1,85
14.750
 4
 32.000
 3,00
24.000
 7,00
 56.000
1
 8.000
2,00
16.000
D
2,15
17.250
1,85
14.750
 4
 32.000
 3,75
30.000
 7,75
 62.000
1
 8.000
2,75
22.000
Tot.
8,60
69.000
7,40
59.000
16
128.000
10,25
82.000
26,25
210.000
4
32.000
6,25
50.000
    El cuadro se refiere a toda Italia pero, con cambios de poca entidad, vale para cualquier país capitalista.
    En el cuadro hablamos de quintales, puede hablarse igualmente de millones de quintales, lo que importa son los porcentajes. La clase de los asalariados agrícolas produce 26,25 pero recibe solamente 7,4 (el 28%). 
    El resto (deducidos 8,6 de capital constante) va a la clase de los capitalistas agrarios con 4 (el 15%) y a la clase de los propietarios terratenientes con 6,25 (el 24%). Para Marx hay que erradicar el monopolio de los terratenientes y el monopolio capitalista del producto. 
    A los millones o decenas de millones o centenares de millones (ver China) de asalariados agrícolas que reciben poco más de ¼ del grano producido (o de cualquier otro alimento o materia prima)se opone un porcentaje bajísimo de capitalistas agrarios y terratenientes que se apropia un 39% del producto. 
    Datos constantes: capital anticipado (32.000) y beneficio del arrendatario (8.000); el precio de venta del grano es de 8.000 £ el quintal. 
    El capital constante y el capital variable, y por tanto el capital anticipado, al pasar del terreno A al terreno D se contraen relativamente un 35,6%. 
    El beneficio total, pasando del terreno A al terreno D, aumenta 3,75 veces, el producto de un 20% a un 48%; la renta sube desde cero a un 35% del producto.

7 – La máquina se pone en movimiento – En 1954 los obreros agrícolas producían 26,25; pero consumían para vivir sólo 7,4, o sea el 28%. Si fuésemos "La Especie" en vez de 8 horas sólo serían necesarias 2 para poder vivir (precisando 2,25 horas; o sea 3,55 veces menos que actualmente). Los hombres hoy son tantos que son necesarios 10 medidas (o millones o miles de millones de toneladas) de grano para que todos puedan comer; por ello se deben roturar y cultivar los terrenos A (los peores), cuyo precio de producción marca los precios de venta y de compra de todos los terrenos (de los peores a los mejores).
 

Como el Capitalismo costruye el hambre

Con la abolición de la Renta el precio de producción y de consumo del grano bajaría al aumentar la fertilidad del terreno. El sistema capitalista lo fija sobre el rendimiento del terreno más estéril; y cada vez rotura y civiliza más.

en chelines
Terrenos
de 1 área
Cantidad de grano
medidas
Producto vendido
Capital anticipado
Plusva- lor
Precio de 1 medida
Precio medio de 1 medida
c+ v+ p
c + v
p
      A    .
   A + B 
A+B+C
A+B+   C+D
A
PÉSIMO
1
60
50
10
60
60
     
B
MEDIOCRE
2
60
50
10
30
 
40
   
C
BUENO
3
60
50
10
20
   
30
 
D
ÓPTIMO
4
60
50
10
15
     
24

    Cuanto más rotura y civiliza el capitalismo, más HAMBRE construye. Si se aboliese la Renta (ver tabla) el precio del grano del terreno A (el peor) se quedaría en 60. Pero en B bajaría a 30 porque produce el doble; en C a 20 (producción triple); en D a 15 (producción cuádruple). Sin Renta el precio de producción y de consumo bajaría con el aumento de fertilidad del terreno; precios que el capitalismo establece en el terreno más inmundo.
    En ausencia de Renta nadie prohibiría a otros cultivar , trabajar y recolectar. Existiendo tierra libre, aumentaría la producción, no el precio; a condición de encontrar tierra de la misma fertilidad que la de la tierra ya roturada.

8 – Historia de la roturación – En la tabla leemos en serie descendente, o sea en sentido histórico, y en serie ascendente por la marcha de los precios. Al principio al ser escasa la población, bastaba con las 4 medidas del terreno D con 60 de precio de producción (50 de gastos + 10 de beneficio) al precio de 15 por medida. Pasando a los terrenos progresivamente peores C, B y A, siempre hay una formación de Rentas diferenciales. Lo mismo se verifica si se pasa del terreno A a los terrenos progresivamente mejores B, C y D.
 

En la sociedad capitalista
el precio de los alimentos sube
 
Población
Medidas
de grano
nece- sarias
TERRENO 
Gastos
Plusva- lor
Precio de Producion
Prima
Renta
 D
Óptimo
C
Bueno
B
Medio-
cre
 A
Pésimo
 1
2
3 = 1 + 2
medidas
cheli-
nes
Escasa
 4
4
 
 
 
50
 10
 60:4=15
     
Poco densa
 7
4
 
 
 
50
 30
 80:4=20
 33%
2/3
 20
 
3
 
 
50
 10
 60:3=20
     
Más densa 
 9
4
 
 
 
50
 70
120:4=30
100%
2
 60
 
3
 
 
50
 40
 90:3=30
 50%
1
 30
 
 
2
 
50
 10
 60:2=30
     
Muy densa
10
4
 
 
 
50
190
240:4=60
300%
3
180
 
3
 
 
50
130
180:3=60
200%
2
120
 
 
2
 
50
 70
120:2=60
100%
1
 60
 
 
 
1
50
 10
 60:1=60
     

    El capitalismo procede hacia el aumento del precio real del grano, incluso si se va hacia el aumento de la superficie cultivada y la mejora productiva por unidad de superficie.
    Al capitalismo no le conviene invertir capitales para aumentar la fertilidad del suelo porque es cierto que el producto crece, pero disminuye el Beneficio de las sucesivas anticipaciones, y esto horroriza al Capital.

9 – La ley del hambre – En la agricultura el valor de mercado del producto es siempre mayor que el precio de producción. En la industria el producto social en teoría tiene un precio de mercado igual al precio de producción, o sea al valor calculado en tiempo de trabajo. En la tabla, basada en el grado de fertilidad, se ve que el precio de mercado de las producciones supera el precio de producción en un 31%.
    Es fundamental esta ley inexorable: el capitalismo es igual a pan caro.
 

La Ley del Hambre
deriva de la ley del Valor
 
Terreno
Grano Producido
Precio de Producción en £.
Precio de Venta in £.
quintales por hectárea
por quintal
total
por quintal
total
A
Pésimo
 5,00
8.000
 40.000
8.000
 40.000
B
Mediocre
 6,50
6.154
 40.000
8.000
 52.000
C
Bueno
 7,00
5.714
 40.000
8.000
 56.000
D
Optimo
 7,75
5.161
 40.000
8.000
 62.000
TOTAL
26,25
6.095
160.000
8.000
210.000
     El Precio de producción medio del grano por quintal es 160.000 : 26,25 = 6.095. 
     El Precio de venta es un 31% más caro que el precio de Producción: 210.000 sobre 160.000; u 8.000 sobre 6.095.

 

10 – El cáncer mercantil – El valor social de un producto es el trabajo que cuesta a la sociedad., dividido por la masa obtenida, calculada en tiempo medio de trabajo social; es preciso que ninguna de sus partes se convierta en capital – bien como mercancía o bien como forma capital propiamente dicha – si esto sucede se trata de un valor social falso.
Es precisamente la ley del valor  mercantil, de la equiparación entre valores de intercambio equivalentes para valores de uso iguales la que impone que cada medida de grano se venda a 60 en los cuatro terrenos, poco importa que se produzca a 60, 30, a 20 y a 15, y la que impide que cada medida de grano se venda como media a 24. Hay que señalar que Marx no se arroja tanto contra los 10 de plusvalía normal del Capital, como sobre los 36 de media de los Sobrebeneficios-Rentas.
    Todas las presuntamente libres y voluntarias elecciones de los millones de actos mercantiles sobre los que se quiere fundamentar la economía burguesa conducen sólo a la reglamentación de una sociedad que también como conjunto es inconsciente e impotente. «Si se abole el capitalismo y la sociedad no es más que una asociación consciente y metódica, no se pagaría un producto agrario dos veces y media el tiempo de trabajo que se halla en él: la clase de los terratenientes no tendría ya razón de existir; mientras, conservando el capitalismo y haciendo que las Rentas diferenciales vayan a parar al Estado, el precio de los productos agrarios no cambiaría» (Marx).

11 – No se construye el socialismo: se destruye el mercantilismo – El capitalismo realiza el valor social y no individual de las mercancías, y lo hace de manera falsa si es el resultado de actos económicos personales; como sucede si se paga un salario en moneda por el tiempo de trabajo empleado. El esfuerzo medio social se expresa sólo con los datos reales de la producción hecha no por el mercado (no inconsciente e involuntaria); porque los valores determinados por el mercado y con la ley del mercado no superan la inconsciencia, la anarquía y la impotencia de la organización social. Se pasará a la "asociación" comunista sólo cuando el parangón mercantil no sea ya la medida de todos los actos económicos.
    La teoría marxista sobre la Renta contiene la crítica esencial del capitalismo. Las dilapidaciones más monstruosas, debidas a la diferencia entre precios de mercado y los valores en la producción, no desaparecerán eliminando a los beneficiarios, sino que surgirán mientras que el inicio de los actos productivos y sus cálculos se basen en la esfera de la circulación de mercancías, con la aplicación de la ley del valor.
 
 

X – Tierra virgen, capital sátiro
 

1 – La primera forma – Aumentando la población, si la tierra no es limitada, o sea monopolizada, se ocupa otro terreno para obtener más fruto; fenómeno que Marx examina en el ámbito capitalista, o sea en el supuesto de que el trabajador no dispone ni individual ni colectivamente del producto, pero recibe un tanto por ciento del mismo suministrado por la "empresa agraria" por un cierto periodo de tiempo de trabajo.
    Con la 1ª forma la sociedad capitalista extiende el cultivo a nuevos terrenos. Agotada esta posibilidad, se deberá hacer producir más la tierra ya cultivada; y se pasa a la 2ª forma.
    En la 1 ª forma, con el intercambio mercantil según la ley de los equivalentes, con la producción agraria capitalista mediante empresarios o arrendatarios y campesinos asalariados, con toda la tierra propiedad privada, con los terrenos de fertilidad diversa se genera la renta diferencial pasando del terreno pésimo A a los mejores B, C y D.

2 – La ley diferencial – ¿Cuál es la relación entre la causa "diferente fertilidad" que genera el efecto de la "Renta diferente"?
    El cuadro de Marx (página ) muestra que los cuatro terrenos A, B, C y D dan los productos-fertilidad 1, 2, 3 y 4 y las Rentas 0,60, 1,20 y 180.
    Con el razonamiento proporcional (equivocado) si la fertilidad de B y C pasa de 2 a 3, o sea aumenta un 50%, también la Renta 60 de B aumentaría un 50%, dando a C la Renta de 90 (60+30). Este error disminuye la progresión real de la Renta, que no crece en proporción a la fertilidad sino mucho más.
    La regla que liga los productos-fertilidad a las Rentas es diferencial no obstante. Con el razonamiento diferencial, si la fertilidad 1 del terreno A pasa a 2 sobre el terreno B y a 3 sobre el terreno C, las Rentas pasan de 0 a 60 y a 120, porque a cada disparo de fertilidad le corresponden 60 de Renta; o sea la diferencia entre dos Rentas está en razón de la diferencia entre dos fertilidades. Esta es la ley de Marx: el diferencial de la Renta es igual a una constante multiplicada por el diferencial de la Fertilidad.
    Sobre esta base Marx ve posible pasar a la segunda forma en la que el Capital y el precio de producción regulador varían, mientras que en la 1ª forma eran constantes; y da además las leyes de la forma económica capitalista, agraria y no, contemporánea a él y futura. Desenmascara la soubrette concurrencia y da una teoría exhaustiva del tirano monopolio; le quita la palabra y el empleo al cualquier corrector bufonesco, desde el nacimiento del capitalismo hasta la llegada del comunismo.
    Las cifras absolutas (proporcionales) conducen a los buscadores de la verdad a las altas esferas de la conciencia y del espíritu, única e incorruptible sede de los valores absolutos; por el contrario nosotros sólo creemos en los diferenciales y con ellos hacemos ciencia. Por ellos constatamos las deformaciones de la realidad. Volviendo a la tabla "Cap. IX, par.6", si fuese proporcional a la fertilidad, la Renta de C a D pasaría a 17.700 Liras (16.000 x 7,75 : 7). Por el contrario con los diferenciales: la diferencia de fertilidad entre D y A es 2,75 (7,75 – 5), que, con 8.000 Liras para cada uno, da para D una Renta de 22.000 Liras, superiores en 4.300 Liras por año y hectárea y que van a parar al terrateniente.

3 – ¿Y la "caprichosa" política? – Marx dice que "todo lo que se puede decir de la pequeña propiedad de la tierra se aplica a fin de cuentas a la propiedad privada, barrera insuperable de la agricultura que se desarrolla bajo diversas formas. A fuerza de discutir estas mil formas os olvidáis del mal en sí mismo" (el mal de la propiedad).
    Para Lenin "el gran defecto" (más precisamente la gran canallada) "de toda la prensa socialista a propósito de la cuestión del programa agrario está en el hecho de que las consideraciones prácticas y políticas prevalecen sobre las consideraciones teóricas y económicas". Para corregir el grave defecto – canallada "es necesario analizar el lado teórico del problema" (Lenin), pasando por encima de "cualquier consideración política" (Marx).

4 – La segunda forma – Se subraya el carácter histórico del paso de la forma 1ª a la forma 2ª de la Renta diferencial y la mayor complicación que se deriva de la 2ª. Si el Capital se duplica, el producto puede ser igual, menor o mayor del doble, según las variaciones de productividad. El precio de producción puede ser constante, decreciente o creciente. Para cualquiera de los tres casos hay tres variantes debidas a las inversiones de capitales para modificar la productividad. Se supone también un terreno menos productivo que el pésimo A.
    La tesis de Marx es que con el desarrollo del capitalismo y con la inversión de más Capital en la tierra, la Renta tiende a aumentar, ya sea en la masa total o bien en la media por unidad de superficie, a menudo con una relación mayor que la del Capital (y de su Beneficio), raramente con un ritmo menor que él.

5 – Fecundidad interesada – Se invierten 50 chelines de Capital (ver tabla Cap. IX, par. 3-5) sobre los terrenos A, B, C y D, o sea 200 chelines, con un Beneficio de 40 y un Sobrebeneficio – Renta extraído al trabajo de 360 chelines (que ha aumentado un 150% el precio del pan respecto a las manufacturas). Este mismo Sobrebeneficio surgiría, por ejemplo, sólo en el terreno D en el que, a los primeros 50 chelines, se irían uniendo en inversión sucesivamente 50, 50 y 50 y sacando a su vez 4+3+2+1 = 10 medidas con productividad decreciente. Finalmente, con un precio de 60 chelines, el producto volvería a 600.
    La teoría burguesa del Capital considera la inversión en la tierra – patrimonio una "inmovilización"; pero para el marxismo el Capital empleado en la producción agraria es el gasto anual en trabajo, materias primas e instalaciones fijas. La mejoría, que no consiste sólo en un gasto más intenso, sino en obras que permanecen en el fondo, debe ser adjudicada al propietario. Si se le carga al arrendatario, éste deberá incluir el importe más los intereses en la masa de los sobrebeneficios diferenciales crecientes.
    En pleno desarrollo de la forma 2ª, que atrae sobre la misma tierra social mayores partes del capital social, para magnificar el producto, entra en juego el reparto entre pequeños, medios y grandes empresarios. También en la manufactura el volumen de la empresa es un elemento de variación de la tasa de beneficio: la tasa de beneficio media de todos los capitales responde a cierto "minimum de negocios"con un "minimun de capital". "Todo lo que sobrepasa este mínimo puede dar un Beneficio especial: todo lo que es inferior no llega a la tasa media de beneficio" (teorema de Marx que refleja todo el cuadro económico capitalista). Por tales motivos Marx remacha que "el modo capitalista de producción se apodera lentamente de la agricultura".
    El propietario mínimo trabaja por debajo del beneficio y subsana la diferencia con más horas de trabajo. Esto hace que "el verdadero capitalista agrario esté en grado de apropiarse parte del Sobrebeneficio: esto no sucedería si el modo capitalista de producción estuviese igualmente desarrollado en la agricultura y en la manufactura" (Marx). Esto no sólo es imposible en el capitalismo, pero llevar la producción industrial hasta sus límites y la concentración de los capitales acumulados desencadena el Sobrebeneficio en todos los campos de la economía, pese a rebajar la tasa media de ganancia.

6 – Las famosas unidades – Engels reelabora las 14 tablas de Marx (de la XI a la XXIV) que confirman la teoría original. Adopta la unidad de volumen los "boisseaux" y de superficie "arpant" y rebaja los incrementos de productividad. Fija 10 – 12 – 14 – 16 – 18 unidades de producto al precio de partida de 6 chelines La unidad, correspondiente a 4,5 litros, es decir 3,7 kg de grano, vale 203,5 liras del año 1954, o sea 5.500 liras el quintal.
 

2ª Forma de la Renda Diferencial
TABLA BASE
 
T
D
K = c+v+p
K/D
c + v
p = P + R
P
R
Terreno
Producto
Producto
Precio de
producción
Capital
anticipado
Plusvalor
Beneficio
Renta
A
10
 60
6
 50
 10
10
 
B
12
 72
6
 50
 22
10
 12
C
14
 84
6
 50
 34
10
 24
D
16
 96
6
 50
 46
10
 36
E
18
108
6
 50
 58
10
 48
Total
70
420
6
250
170
50
120
     Tabla base, con precio de producción regulador de 6 chelines (60 : 10). 
     Los gastos de producción son 300 (250 + 50). 
     La renta media es 24 . (120 : 5)

    La tabla base de la 2ª forma (Cap. X, par.6), la XI de Marx, comprende ahora cinco terrenos: ABCDE. El Capital empleado en cada uno es de 50 chelines, el Beneficio 10 (al 20%) con el precio de producción de 60 chelines. En el terreno A no queda Sobrebeneficio o Renta, sobre los demás terrenos el grano producido por 10 sube a 12 – 14 – 16 – 18 boisseaux y de 60 chelines a 72 – 84 – 96 – 108. La Renta de 0 a 12 – 24 – 36 – 48 – chelines. El capital total es de 250, el beneficio 50; el precio de producción 300. El producto es de 70 boisseaux para 420 chelines (70 x 6). La Renta es de 120 chelines.
    Ahora el problema es el siguiente: ¿si el Capital industrial se emplea en mayor medida en la empresa agraria, reducirá la renta? ¿Conseguirá tragarse el Sobrebeneficio?
    Marx supone redoblado el Capital invertido en todos o en algunos terrenos.
    Caso 1er - El precio de venta es constante, es decir no varía la productividad (producto/capital invertido) del terreno peor (ver la 2ª tabla Cap. X, par.6).
    1ª Variante: la productividad es constante incluso en los terrenos que no son los peores. Todo se duplica; también la Renta. El precio de producción regulador es siempre el mismo. La renta no disminuye si el terreno A queda al margen de la nueva inversión.
    2ª Variante: la productividad decrece. Si baja en proporción a los 2/3 el terreno B va de 12 a 20 (y no a 24) y su Renta desciende a 0 (la total es siempre 120); y así sucesivamente. El terreno B dará Renta sólo si la productividad decrece menos, pongamos a los ¾). Con el mismo Capital la renta sube a 150.
    3ª Variante: la productividad aumenta. El terreno B rinde los 5/4, o sea 27. El Capital sube de 250 a 450; por lo que la Renta crece de 120 a 330.
    Si el precio del grano no cambia, la aportación de Capital sobre la tierra para aumentar su producción no afecta a la Renta aunque la productividad sea decreciente; en los casos de crecimiento sube igual.
    Antes de la invasión del Capital sobre la tierra la Renta media era de 24. En la 1ª variante sube a 48; en la 2ª entre 24 y 30; en la 3ª a 66. Nunca retrocede el terrateniente ante la llegada de los capitalistas.
 

2a Forma de la Renta Differencial
Caso 1: Precio de Producción Constante
 
Variantes
-T
D
K=c+v+p
K/D
c + v
p=P+R
P
R
Ter- reno
Producto
(volumen)
Producto
Precio
Produc-
ción
Capital antici-
pado
Plus-
valor
Beneficio
Renta
1ª - Dobla al capital en todos los terrenos. El precio base es 6 ch. La Renta media es 48 ch. (240/5); la total es doblada respecto a la Tabla Base.
A
10+10
120
6
50+50
 20
 20
 
B
12+12
144
6
50+50
 44
 20
 24
C
14+14
168
6
50+50
 68
 20
 48
D
16+16
192
6
50+50
 92
 20
 72
E
18+18
216
6
50+50
116
 20
 96
tot
140
840
6
500
340
100
240
 
1ª - Dobla al capital pero no en el terreno A. El precio base resta lo mismo si el terreno A se excluye de la nueva inversión. Esta variante no está en "El Capital" recopilado por Engels.
A
10
 60
6
50
 10
10
 
B
10+12
144
6
50+50
 44
20
 24
C
14+14
168
6
50+50
 68
20
 48
D
16+16
192
6
50+50
 92
20
 72
E
18+18
216
6
50+50
116
20
 96
tot
130
780
6
450
330
90
240
 
2ª - Productividad del capital decreciente en 2/3. Ejemplo para B: 20 ch. = 12+12x2/3. También la Renta del terreno B es cero. La renta media es 24 ch.= (120/5); la total no varía.
A
10
60
6
50
 10
10
 
B
12+8
120
6
50+50
 20
20
 
C
14+9,3
 139,8
6
50+50
39,8
20
 19,8
D
16+10,7
160,2
6
50+50
60,2
20
 40,2
E
18+12
188
6
50+50
 80
20
60
tot
110
660
6
450
210
90
120
 
2ª - Productividad decreciente en 3/4. La productividad decrece menos que en la variante precedente. El terreno B vuelve a dar renta. La Renta media es 30 ch. = (150/5); la total aumenta el 25%.
A
10
 60
6
50
 10
10
 
B
12+9
126
6
50+50
 26
20
  6
C
14+10,5
147
6
50+50
 47
20
 27
D
16+12
168
6
50+50
 68
20
 48
E
18+13,5
189
6
50+50
 89
20
 69
tot
115
690
6
450
240
90
150
 
3a - Productividad decreciente en 5/4. Ejemplo para el terreno B: 27 ch. = 12 +12x5/4. El precio base resta 6 ch. La renta media es 66 ch. = (330/5); la total ha aumentado 2,27 veces. El capital el 80%.
A
10
 60
6
50
 10
10
 
B
12+15
162
6
50+50
 62
20
 42
C
14+17,5
189
6
50+50
 89
20
 69
D
16+20
216
6
50+50
116
20
 96
E
18+22,5
243
6
50+50
143
20
123
tot
145
870
6
50+50
420
90
330

7 – ¿Mejor mercado para el pan? – En la manufactura la mercancía menos cara desplaza a las demás. En la agricultura las nuevas inversiones no hacen bajar ni el precio de producción ni la Renta.
    Con el capitalismo la productividad general del trabajo aumenta, pero en el sector agrícola provoca el hambre, porque sus ventajas van a parar a la Renta.
    En el 2º caso de la 2ª forma el precio de producción se supone que decrece, excluyendo del cultivo al terreno A, pésimo, que lo tienen alto, y se duplica el Capital de BCDE (ver la 1ª tabla Cap. X, par. 7).
    La productividad puede seguir siendo la misma, descender o subir.
    1ª Variante: la productividad es la misma. El producto será de 24 – 28 – 32 – 36 cajas. El terreno B, que se ha convertido en pésimo, regula el precio; el gasto será de 120 chelines; las cajas 24. El precio unitario desciende de 6 a 5 (120:24). Las cajas producidas son ahora 120. Dan 120 chelines (120 x 5). El gasto es de 480, suma de (4x100) + (4x20); la Renta global será de 120 chelines (600 – 480).
    2ª Variante: la productividad decrece ¾ del primero. El terreno B da una renta 0, el gasto de 120 chelines debe dar 21 = 12 + 9 (los ¾ de 12) cajas al coste unitario de 5,7 (120:21), inferior a 6. El total de 105 cajas vale 600 chelines; el gasto es de 480; la Renta es de 120.
    3ª Variante: la productividad aumenta el 1,5. El precio es sólo 4,8, pero la Renta se duplica a 240 chelines.
    Caso 3er - (la 2ª tabla Cap. X, par. 7) – Grandes capitales se invierten en la agricultura; pero la población aumenta más por lo que el precio del grano ha crecido de 6 a 8 chelines.
    Primera modalidad: el terreno A es el peor. La productividad es constante: la Renta sube como era previsible a 240 chelines.
    Si la productividad decrece el precio del grano crece hasta 8 chelines y la Renta total a 240. Si la productividad crece, lo que implica una productividad decreciente de la primera inversión, el precio aumenta hasta un 6,9 y la Renta sube a 240.
    Los mismo casos pueden observarse en una segunda modalidad, introduciendo antes del terreno A un terreno a (pequeño), menos fértil y que regula el precio: si la productividad es constante el precio base es 7,5 y la Renta es 450; si la productividad cae el precio base es 8 y la Renta 380; si la productividad crece el precio aumenta a 7,5 y la Renta a 581.
    Estudiados los 13 casos posibles, se ve que la Renta al duplicarse el capital no ha bajado. En 5 casos la Renta se ha duplicado; en 4 ha ido más allá del doble; en 1 ha subido menos del doble; en 3, en los que el terreno A ha sido eliminado, permanece en 120, pero al ser los terrenos 4 y no 5 la Renta por unidad de superficie sube de 24 a 30.
    Hay que señalar que en todos los casos siempre se respeta (como en la 1ª forma) la ley general de la Renta diferencial: la diferencia del producto x su precio unitario = la diferencia de la Renta.
 

2ª Forma de la Renta Differencial
Caso 2°: Precio de Producción decreciente
 
Variantes
T
D
K=c+v+p
K/D
c + v
p=P+R
P
R
Ter- reno
Prodocto (volumen)
Producto
Precio produc- ción
Capital Antici- pado
Plus- valor
Beneficio
Renta
1ª - Productividad constante. El terreno A ya no puede ser cultivado. El precio por unidad de volumen es 5 ch. (120/24). La renta media es 30 ch. (120/4); la total no varía.
A
             
B
12+12
120
5
50+50
 20
20
 
C
14+14
140
5
50+50
 40
20
 20
D
16+16
160
5
50+50
 60
20
 40
E
18+18
180
5
50+50
 80
20
 60
tot.
120
600
5
400
200
80
120
 
2ª - Productividad decreciente en 3/4. El Terreno A queda inculto. El precio base es 5,7 ch. (120/21). La renta media es 30 ch. (120/4); la total no varía.
A
             
B
12+9
120
5,71
50+50
 20
20
 
C
14+10,5
140
5,71
50+50
 40
20
 20
D
16+12
160
5,71
50+50
 60
20
 40
E
18+13,5
180
5,71
50+50
 80
20
 60
tot.
105
600
5,71
400
200
80
120
 
3ª - Productividad creciente en un 150%. En el terreno A sube a 10+10x150%, etc. El precio base es 4,8 ch. (120/5). La renta media es 48 ch. (240/5); la total se dobla.
A
10+15
120
4,80
50+50
 20
 20
 
B
12+18
144
4,80
50+50
 44
 20
 24
C
14+21
168
4,80
50+50
 68
 20
 48
D
16+24
192
4,80
50+50
 92
 20
 72
E
18+27
216
4,80
50+50
116
 20
 96
tot.
175
840
4,80
500
340
100
240

 
 
2ª Forma de la Renta Differencial
Caso 3er: Precio de Producción creciente
 
Variantes
T
D
K=c+v+p
K/D
c + v
p=P+R
P
R
Ter- reno
Producto (volumen)
Producto
Precio Produc- ción
Capital antici- pado
Plus- valor
Beneficio
Renta
1ª Modalidad: A terreno peor. 1ª - Productividad constante. Los productos son aquí distintos a los de Engels. La renta media es 48 ch. (240/5).
A
8+8
120
7,50
50+50
 20
 20
 -
B
9,6+9,6
144
7,50
50+50
 44
 20
 24
C
11,2+11,2
168
7,50
50+50
 68
 20
 48
D
12,8+12,8
192
7,50
50+50
 92
 20
 72
E
14,4+14,4
216
7,50
50+50
116
 20
 96
tot
112
840
7,50
500
340
100
240
 
1ª Modalidad 2ª - Productividad decreciente a la mitad. La renta media es 48 ch. (120/15); la total se dobla.
A
10+5
120
8
50+50
 20
 20
 -
B
12+6
144
8
50+50
 44
 20
 24
C
14+7
168
8
50+50
 68
 20
 48
D
16+8
192
8
50+50
 92
 20
 72
E
18+9
216
8
50+50
116
 20
 96
tot
105
840
8
500
340
100
240
 
1ª Modalidad 3ª - Productividad creciente. La renta media es 48 ch. (240/5); la total se dobla.
A
5+12,5
120
6,86
50+50
 20
 20
 -
B
6+15
144
6,86
50+50
 44
 20
 24
C
7+17,5
168
6,86
50+50
 68
 20
 48
D
8+20
192
6,86
50+50
 92
 20
 72
E
9+22,5
216
6,86
50+50
116
 20
 96
tot
122,5
840
6,86
500
340
100
240
 
2ª Modalidad: se cultiva 'a', terreno peor que A. 1ª - Productividad constante. La renta media es 75 ch. (450/6); la total ha aumentado en 3,75 veces.
a
16
 120
7,50
50+50
 20
 20
 -
A
10+10
 150
7,50
50+50
 50
 20
 30
B
12+12
 180
7,50
50+50
 80
 20
 60
C
14+14
 210
7,50
50+50
110
 20
 90
D
16+16
 240
7,50
50+50
140
 20
120
E
18+18
 270
7,50
50+50
170
 20
150
tot
156
1170
7,50
600
570
120
450
 
2ª Modalidad 2ª - Productividad decreciente. La renta media es 63 ch. (380/6); la total ha aumentado en 3,17 veces.
a
15
 120
8
100
 20
 20
 -
A
10+7,5
 140
8
50+50
 40
 20
 50
B
12+9
 168
8
50+50
 68
 20
 48
C
14+10,5
 186
8
50+50
 96
 20
 76
D
16+12
 224
8
50+50
124
 20
104
E
18+13,5
 252
8
50+50
152
 20
133
tot
137,5
1100
8
600
500
120
380
 
2ª Modalidad 3ª - Productividad creciente. La renta media es 116,67 s. (701,25/6); la total aumenta en 4,84 veces.
a
16
 120
7,50
50+50
 20
 20
-
A
10+12,5
 168,75
7,50
50+50
 68,75
 20
 48,75
B
12+15
 202,5
7,50
50+50
102,5
 20
 82,5
C
14+17,5
 236,25
7,50
50+50
136,25
 20
116,25
D
16+20
 270
7,50
50+50
170
 20
150
E
18+22,5
 303,75
7,50
50+50
203,75
 20
183,75
tot
173,5
1301,25
7,50
600
701,25
120
581,25

 

8 – Punto de llegada – La roturación de las pampas, de las estepas, de las tierras vírgenes de los exterminados continentes extraeuropeos, así como el formidable poder alcanzado por los medios de transporte, explican la virulencia de la clase de los terratenientes, al mismo tiempo que la extinción de esta vitalidad. De tal forma la gran propiedad terrateniente en Europa "y la pequeña por sobremercado" van a la ruina. El precio de grano importado frena, si no reduce, el europeo y desencadena la lucha por los aranceles de los agrarios europeos.
    Las formidables revoluciones capitalistas rusa, china e india, restablecen la directiva del hambre. La composición demográfica de las clases agrarias no es importante; lo es la ley de la diferencialidad de las rentas y del crecimiento del precio general en la sociedad internacional, que se encuentra tejida en un único mercantilismo. Rusia quiere exportar manufacturas; por eso ha visto hundirse sus exportaciones de grano. La población mundial crece espantosamente y las producciones agrarias alcanzan cada vez precios más altos.
    El fin de la tragedia de la renta diferencial y del hambre integral no culmina en la nacionalización de las tierras o de las rentas. El propietario burgués de la exterminada tierra rusa rociada de capital, el señor de la renta diferencial global es el Estado capitalista ruso. Diez años más de progreso técnico y deberá comprar grano.
    La salida a toda esta situación es la revolución internacional y la destrucción de todo mecanismo de compra-venta individual, empresarial o estatal.
    Para que el golpe de ariete no sea en vano, deberá golpear a los USA.
 
 

XI – La mercancía nunca quitará el hambre al hombre
 

1 – Tendentes al mercantilismo – La teoría de la cuestión agraria y de la renta de la tierra pretende aclarar las cuestiones básicas, centrales, esenciales de la teoría comunista, idéntica al programa social comunista. A eso se reduce toda la resistencia contra las degeneraciones del marxismo, que surgen por doquier.
     La doctrina de la renta conduce directamente a la condena del mercantilismo, de la distribución según los intercambios de equivalentes, que afirma categóricamente que su único y verdadero objetivo es la reivindicación única y unitaria de la revolución comunista y de su partido de clase. Esto es indispensable para condenar sin atenuantes los postulados de la utopía de eliminar la miseria social con una purificación de la ecuación de intercambio, eliminando de ella la "explotación" con la cancelación de la plusvalía; eliminando el fraude de la relación trabajo-mercancía / trabajo – moneda; dejando vivir las formas sobre las que gravita la condena del trabajo: forma mercancía, forma moneda; por lo tanto forma salario.
    Abatir el capitalismo significa abatir el mercantilismo.
     La genial investigación marxista acerca de la renta agraria aclara los golpes dados a los fantasmas del equilibrio y de la proporcionalidad mercantil; pero hace que sea incontestable el fundamento según el cual la estructura no revisable del marxismo existe íntegra y conforme desde 1847 hasta la muerte de Marx.

2 – Estructuras maestras – No se golpea al sistema de la propiedad sobre el Capital (y de la propiedad sobre la tierra) si no se golpea el principio de la propiedad sobre el producto.
     Cuando se pruebe que en una sociedad la tierra sea res nullius (cosa de nadie) y el capital industrial res nullius no se probará que se esté ante una sociedad socialista. Antes se deberá responder cómo se atribuye, se apropia, se distribuye, se hace circular el producto del trabajo y sobre todo con quien se intercambia la fuerza de trabajo.

3 – Certezas juveniles – La crítica de Marx a la teoría proudhoniana de la renta de la tierra anticipa idénticamente las posteriores construcciones que hemos desarrollado ampliamente.
    La teoría de la renta según la cual se establece la formación del precio de mercado del grano (de los alimentos) permite demostrar que con el aumento de la producción capitalista no se puede alimentar a la especie humana, por muy alto que sea el nivel de las fuerzas productivas. De aquí se deduce la previsión del hundimiento del capitalismo.

4 – La mejor fábrica y el peor terreno – Hay una clara antitesis, en el modo de formación del precio de las mercancías, entre las manufacturas industriales y los productos agrarios.
     El modo capitalista de obtener las manufacturas reduce continuamente el coste, el precio, el valor, el tiempo de producción a través de la cooperación en grandes complejos de trabajadores en la manufactura, la división técnica del trabajo en la empresa y la división profesional del trabajo en la sociedad.
     Este grandioso aumento de la productividad del trabajo, a la que ha correspondido la separación del trabajador libre de sus condiciones de trabajo y su transformación en proletario, ha tenido una consecuencia social positiva. El tiempo de trabajo de las manufacturas se ha reducido mucho y el tenor de vida del obrero ha mejorado históricamente, en lo que se refiere a las necesidades de objetos manufacturados, gracias a una cierta reducción de las horas medias de trabajo.
     Así ha triunfado la ley de los equivalentes; incluso si gracias a ella otros productores libres han debido caer en la esclavitud del salario.
     En la industria el precio que se impone es el más bajo de la mejor fábrica.
     Pero el capitalismo no puede presentarse como abanderado del bienestar mayoritario porque esto no sucede – y mucho menos con un ritmo de desarrollo teóricamente ilimitado – en la agricultura para la producción del alimento básico, en la que el precio de mercado se regula en base al precio de la peor empresa productiva, según la teoría de la renta diferencial de Ricardo. Éste luchó por un precio bajo de los productos agrarios en interés de la industria, ya que de esta forma podrían reducirse los gastos salariales.

5 – C'est la faute au foncier – Para Ricardo la ley del peor terreno (el grano cada vez más caro) se debe a la renta de la tierra y no al capitalismo; por eso él es partidario de la nacionalización de la tierra. Pero no se cambia nada sustituyendo al terrateniente por el Estado; incluso en el caso de un canon fijo por unidad de superficie, porque la Sobreganancia iría a parar a los capitalistas arrendatarios y el precio del grano no caería.
    Para Marx la Renta es la manifestación de clase del fenómeno, pero no es la causa. En la industria la demanda depende del precio; en la agricultura del número de bocas a alimentar. La clave del problema (la causa) se encuentra en la naturaleza de la necesidad humana, en el carácter de los "valores de uso" que son naturales o artificiales. El capitalismo es la época de la satisfacción de las necesidades artificiales y de la insatisfacción de las naturales. Para las primeras no existen límites a las cantidades ofrecidas: basta con poner en funcionamiento nuevas fábricas. Para los productos alimentarios de primera necesidad, dada la limitación de la tierra, todos deberán pagar lo mismo; o sea la máxima cuota.
    Será una tarea ulterior ver cómo el mundo capitalista corre en distintos sectores hacia la saturación de los campos de producción a los que se dirige y hacia las rentas de monopolio y el "hambre de todo".

6 – La ley diferencial rige – ¿Rige precisamente la ley de que el precio del grano viene fijado por el terreno peor visto que con los modernos recursos técnicos tendríamos pan a mejor precio?
    En el feudalismo había una cierta compensación entre la producción rural de alimentos y la urbana de mercancías. La población urbana reducida incidía poco en los alimentos; la rural, más numerosa se nutría de sus productos y usaba pocas mercancías manufacturadas que producía en su mayor parte en el ámbito familiar.
    La llegada de nuevas formas de producción amplió las necesidades y el ritmo de vida, y trajo consigo el correspondiente encarecimiento real de los géneros de consumo popular.
    La historia económica de la Italia unificada es una historia de las luchas de las clases míseras contra el aumento del coste de la vida respecto a un pasado reciente. A continuación los índices al consumo, incluso en las regiones atrasadas, en general subirían, a pesar de crisis y guerras. Es el momento de pasar a la verificación contemporánea de la ley del "terreno peor".
    Según Ricardo la Renta surge de un Sobrebeneficio en terrenos gestionados por una empresa capitalista con trabajadores asalariados. El remanente del producto más fértil es una diferencia (Sobrebeneficio) que se convierte en canon de alquiler más caro, en Renta apropiada por el terrateniente.
    Para Marx esto sucede porque el grano de los dos terrenos es absorbido por el mercado al precio de producción (que compensa salarios, capital constante, beneficio normal) del grano peor. En un terreno mejor, al mismo precio de producción corresponde un producto acrecentado: esto es la Renta diferencial. Sobre este criterio están basados todos nuestros cálculos y tablas.

7 – Breves apuntes – Hemos planteado la hipótesis de que en todos los terrenos el precio viene dado por el terreno peor; la Renta sigue la ley diferencial, según la cual los "saltos" en la Renta son proporcionales a los de los productos. Con la 1ª forma esto es cierto entre terrenos distintos. Con la forma 2ª esto sucede si sobre el mismo terreno, para potenciarlo, se invierte más trabajo y más capital. Si en la economía agraria efectiva todo esto es cierto, quiere decirse que la hipótesis es correcta. Hacemos la verificación recurriendo a las tarifas del Catastro italiano de 1939. Para este fin es suficiente una cierta colimación entre el dato teórico y el práctico.
     Para una serie de terrenos tenemos los datos de las Rentas y de los beneficios. Pero necesitamos la cifra del valor del producto. El arrendatario se embolsa el precio que marca el mercado y paga la Renta al patrón. Deduce los gastos del año. Queda el beneficio de empresa, que el fisco señala en su renta agraria. Como media este beneficio es una cuota del Capital invertido: el 20%. Si la tabla da 1.000 de renta, el Capital invertido es de 5.000, que al 20% dan 1.000 de renta. El producto vendido da 4.000 de renta + 5.000 de gastos + 1.000 de beneficio = 10.000. El arrendatario ha obtenido, tras pagar 4.000 de renta, 6.000 ( o sea, 6 veces la renta).
     Comparando las rentas catastrales con los productos se observa una correspondencia en las subidas y bajadas entre ambos; así a una subida fuerte de uno le corresponde una igual del otro y viceversa.

8 – Los números, estos liantes – La comparación se hace con 5 clases de cultivo de agrios y 4 de regadíos (ver tabla). El Capital es 5 veces la renta (20% de tasa de plusvalor) y el precio de producción, Capital más Plusvalor, 6 veces. Hay concordancia entre los saltos de las Rentas y de los Productos. SE verifica la ley de la Renta diferencial, mientras que con el sistema proporcional quedan fuera las rentas falsas, todas ellas más bajas que las rentas efectivas.
     Los dos ejemplos con datos económicos corrientes demuestran tanto la persistencia del producto de las Rentas agrarias en condiciones diversas, como su aumento cuando la empresa arrendataria es más productiva (se vuelve a probar la ley diferencial con el aumento del producto del propietario como industrial agrario). Todo esto confirma la causa (a falta de la cual la ley diferencial no sería ya posible) del alto precio de los productos agrarios pagados en las condiciones más desfavorables. Tal gravamen del consumo alimentario respecto a los bienes industriales recae sobre todo en los consumos más pobres en los que la cuota alimentaria es más alta, mientras que en los balances elevados e más alta la alícuota de mercancías y productos no derivados de la tierra.
 

CATASTRO ITALIANO
Comparación entre las Rentas diferenciales de 5 cítricos
y las proporcionales, falsas, que son todas más bajas
 
Clas-
ses
Rentas da la propiedad
Bene-
ficio
Rédito
Capital +
Bene-
ficio
Valor del
Producto
Saltos
Rentas
erradas
proporcio-
nales
(todas más baias)
Varia-
ción
%
 Liras
%
Produ-
ctos
Rentas
1
2
3
4
5
6=2+5
7
8
9
10
1
1.950
100
249
1.440
3.390
       
2
2.400
250
 50
1.500
3.900
  510
  450
2.243 =1.950 x 3.900 / 3.390
107.0
3
3.300
300
300
1.800
5.100
1.200
  900
2.934 =1.950 x 5100 / 3.390
112.5
4
4.600
330
330
1.980
6.580
1.480
1.300
3.785 =1.950 x 6.580 / 3.390
121.5
5
5.800
350
350
2.100
7.900
1.320
1.200
4.544 =1.950 x 7.900 / 3.390
127.6
ídem - para 4 Terrenos de regadío
1
240
100
160
  960
1.200
       
2
400
167
180
1.080
1.480
280
170
296 =240 x
1.480 / 3.390
135
3
675
281
220
1.320
1.995
515
275
399 =240 x 1.995 / 3.390
169
4
925
385
240
1.440
2.365
370
250
473 =240 x 2.365 / 3.390
196

 

9 – Retomando la agenda – Hemos mostrado la plena aplicabilidad de la teoría marxista de la renta a la moderna producción agraria como corolario tanto de la 1ª como de la 2ª forma de la Renta diferencial.
     A este punto Marx desarrolla otros estudios comparativos acerca de las sucesivas colocaciones de Capital en el terreno B, contando con el terreno A que produce menos y determina el precio de regulación del mercado. Con un capital igual gastado en A y en B, el mayor producto de B es Renta.
     Está bien insistir en el concepto y la definición de los diversos precios para responder a la pregunta: ¿cuántas nuevas aportaciones de capital puede recibir el terreno B, aunque si en cada nueva aportación el incremento de producto es menor? Pero el precio individual de producción es siempre más bajo que el general de mercado; y sigue habiendo renta.
     El propietario puede consentir sobre el terreno muchas inversiones de Capital y, aunque fuese cierta la regla de la decreciente productividad de inversiones sucesivas, la Renta no desaparece nunca.
     Si el fenómeno es de origen mercantil y rige la férrea norma de igual precio a igual mercancía, la mayor demanda de alimentos hace subir su precio (mientras descienden para las manufacturas industriales) si para nutrir a la población se debe aumentar el producto en los terrenos en ejercicio.
    La culpa de todo esto se debe al mercado, no a la propiedad.
 

El precio de los alimentos y las rentas aumentan mientras rija el mercado y el capitalismo
 
Terreno
Volumen de grano
Precio de
Producción
Precio de
costo unit.
Capital Antici- pado
Precio de
Producción
Precio de
Venta
Rentas de
mercado
Valor
medidas
Según medidas
Según medidas
A
1
3
2,50
2,50
3
3
0
3
B.1
2
1,50
1,25
2,50
3
3
3
6
B.2
3,5
1,71
1,43
5
6
3
4,5
10,5
    La Rendita di B.1, prima del raddoppio di capitale agricolo (Investimenti), era di 3 sterline per la 2a misura raccolta.
     A es el terreno peor; B.1 dobla la fertilidad; B.2 dobla también el capital. 
     Precio de producción: A y B.1: Libras 2,5 + 0,5 (20% de beneficio del capital) = 3; B.2: 5 + 1 = 6. 
     No hay terrenos peores que A; por lo que el precio de producción de A es el "precio regulador" del mercado, el "precio general". 
     Se tiene un aumento de fertilidad ya sea por mejor calidad (las 2 medidas del terreno B.1 ; una libra esterlina = 20 chelines) o por más inversión (el doble; o sea en 6 libras esterlinas) en B.2
     Capital anticipado B.2: libras esterlinas 3 X 2 = 6. 
     El precio "individual" de producción en B.1 es 1,5 libras según la medida. Pero con el doble de capital en B.2 (6 libras) el producto no se hace el doble (4 medidas), sino 3,5 medidas. Si se vende a 10,5 libras, el precio "individual" de producción es de 1,71 libras (6/3, 5); más bajo que el precio "general" di mercado (3 libras). 
     Precio de costo para B.1: 10,5 - 6,0 = 4,5 libras. 
     La renta de B.1, antes de doblar el capital agrícola (inversiones), era de 3 libras para la 2ª medida recogida.

 
 
 

XII – ¡Llega el batíscafo histórico!
 

1 – Los pescadores del error – Para Marx, al contrario que Ricardo, hay una Renta absoluta "de partida" a la que se añaden las diferenciales.
     Marx plantea la hipótesis del Terreno A peor de todos en los que el producto da una ganancia en el mercado que sólo cubre el Salario y el Capital con el Beneficio medio; además existe una Renta absoluta en el terreno peor.
     A nosotros nos da igual que haya quien tire la opera omnia del mago de Treveris a la papelera. Los que nos fastidian son los que se aprovechan del potente conjunto de la doctrina marxista. Si se sabe proceder a la orgánica reconstrucción de la teoría, que no ha nacido de un cerebro pequeño o grande, sino de la fuerza material de la historia, la unidad y la armonía del conjunto serán evidentes e indiscutibles. Una vez más el Todo, o se toma o se deja.

2 – Absoluto y diferencias – Marx explica que no hay nada que cambiar en la ley de la Renta diferencial, si se admite y se constata que hay una Renta también en el terreno peor (a los que se añaden los sucesivos incrementos) si se cambia de terreno o se invierten posteriormente Trabajo y Capital.
     No sólo la presunta contradicción no subsiste, sino que sucede lo mismo en todas las investigaciones científicas. Marx, al hablar de la teoría de la Plusvalía absoluta y relativa, supone que en el producto entra sólo el gasto Salarios y cero Capital constante; como hace cualquier científico. Las conclusiones no cambiarán al "permitir" al Capital constante reaparecer como sucede en cualquier caso real.
     El patrón que compre materias primas y se limite a mirarlas no verá crecer su Capital; si para trabajar contrata obreros a 1.000 liras, encontrará 2.000. En "alta" matemática se dice que el diferencial de una cantidad constante es cero.

3 – Algebrilla de Karl – Recalcamos que el terreno pésimo A regula el precio de mercado y lo mantiene alto; y otra cosa peor, que el precio que resulta además de pagar Capital constante, Salario y Beneficio del arrendatario, incluye la Renta Absoluta. Marx: "En este caso, si bien el precio general del producto sufre una modificación esencial, la ley de la Renta diferencial seguirá existiendo igualmente". Con arreglo a la reglilla según la cual si una misma cosa se añade a las entradas y a los gastos, el margen sigue siendo el mismo.

4 – Por lo tanto, más hambre – Expliquemos con cifras, partiendo de la tabla "Cap. IX, par. 6", la validez de la Ley diferencial en el caso en que el aumento del precio de producción del grano en el terreno peor constituya una Renta absoluta (ver tabla).
 

LA RENTA ABSOLUTA

Validez plenamente confirmada de la ley diferencial en el caso de que el aumento del precio de producción en el terreno peor constituya renta absoluta.

Terreno di 1 hectárea
Producto
Capital
anticipado
Beneficio
Sobre-
beneficio
Renta
   q. 
£. por q.
Absoluta
Diferenc.
1
2
3=4+5+6
4
5
6=7+8
7
8
A - Pésimo
5
40.000
32.000
8.000
     0
    0
     0
B - Mediocre
6,5
52.000
32.000
8.000
12.000
    0
12.000
C - Bueno
7
56.000
32.000
8.000
16.000
    0
16.000
D - Óptimo
7,75
62.000
32.000
8.000
22.000
    0
22.000
 
A.1
5
44.000
32.000
8.000
 4.000
4.000
     0
B.1
6,5
57.200
32.000
8.000
17.200
4.000
13.200
C.1
7
61.600
32.000
8.000
21.600
4.000
17.600
D.1
7,25
68.200
32.000
8.000
28.200
4.000
24.200
 
a
2,5
20.000
12.800
3.200
 4.000
4.000
     0
A.2
5
30.000
12.800
3.200
24.000
4.000
20.000
B.2
6,5
52.000
12.800
3.200
36.000
4.000
32.000
C.2
7,5
60.000
12.800
3.200
44.000
4.000
40.000
D.2
7,75
62.000
12.800
3.200
46.000
4.000
42.000
     La 1ª parte de la tabla (A-B-C-D) muestra los datos del Cap. IX, Par. 6. La 2ª parte desarrolla el efecto de la Renta Absoluta
     En los casos A1-B1-C1-D1 se añade 4.000 de Renta absoluta. 
     El único medio para que el terreno A1 dé también renta absoluta es que aumente el precio del grano (en este caso de 8.000 a 8.800). 
     En los casos A2-B2-C2-D2 hemos aplicado las tarifas catastrales de 1954 de un ayuntamiento donde está presente el peor terreno de cultivo, o sea de Clase 5: rédito de 3.200 con renta di 4.000. El precio del grano vuelve a 8.000. El producto es igual a 5 veces el beneficio + la renta; o sea (5 x 3.200 = 16.000) + 4.000 = 20.000. 
     El terreno A2, en principio pésimo, es ahora mediocre ya que produce el doble de grano respecto a "a" que, habiendo aumentado el precio de su grano obtiene una renta di 4.000 y fija más arriba el precio regulador. En consecuencia el sobrebeneficio de A2 da una renta absoluta de 4.000 y diferencial de 20.000.

     En todos los sectores de la producción capitalista aparecen sobrebeneficios. Y esto sucede porque el precio de mercado de todos los productos (para el marxismo el valor) contiene además de los gastos un Beneficio que corresponde a la relación de todo el beneficio social a todo el capital social. En los casos particulares hay excepciones; como empresas individuales pueden tener precios de producción inferiores a los valores. Entre los diversos sectores de la producción manufacturera se tiende al aumento, debido a los descubrimientos técnicos, de la productividad mientras la tasa de beneficio decrece. La agricultura permanece atrasada porque en la composición orgánica de su capital hay mucho gastos de Salarios y poco Capital constante por lo que en un cierto sentido se tienen "dos tasas medias de beneficio": una baja industrial, una alta agraria, en el mismo terreno pésimo.

5 – Punto cardinal – Ricardo está tan cerca de Marx como la apología del capitalismo está cerca de la doctrina de su destrucción. Hay 4 teorías que explican la renta (ver Capítulo VII, parágrafo 5).
    1ª - Teoría fisiocrática. Los propietarios del suelo disponen de la riqueza natural de la tierra que se añade al efecto del trabajo humano; por ello fijan a su antojo, como canon para los arrendatarios, el precio de los productos agrarios, que viene dado por el reembolso del trabajo erogado más el canon por la tierra. El sobretrabajo surge sólo de la tierra. No es una doctrina reaccionaria ni filofeudal. Se contrapone a la del valor-trabajo, de la que parte la declaración de autonomía de la clase proletaria; hasta ahora elemento pasivo y "estéril" en la industria.
    2ª - Teoría de Ricardo, de los capitalistas industriales. El valor de cambio de los productos (incluidos los agrarios) deriva del trabajo humano. La renta agraria deriva de una parte de la ganancia de los empresarios rurales extraídos a los asalariados, cuyo trabajo se aplica en condiciones de buena productividad del terreno y del Capital; lo que no sucede en las peores empresas rurales. Una vista que bosqueja para los productos agrícolas la caída de los precios reales al igual que sucede con las manufacturas, mejorando la composición técnica de los capitales de modo que crezca el tenor de vida de las poblaciones que aumentan y se conserve el beneficio del capital de empresa para siempre, aboliendo solamente la renta privada de la tierra.
    3ª - La Renta deriva del Interés del Capital – tierra según los adversarios reaccionarios de Ricardo que están a favor de la inmanencia histórica y económica del privilegio terrateniente.
    4ª - La Renta, tanto diferencial como absoluta, establece para siempre el límite histórico del capitalismo para solucionar la relación entre producción y consumo humano, cuyas necesidades alimenticias nunca serán resueltas por el proceso de acumulación del capital, por mucho que avance la técnica, la composición orgánica del capital y la masa de productos. Al moderno antagonismo de clases sociales corresponde la formación de Sobrebeneficios, el nacimiento de Rentas absolutas, la anarquía y el despilfarro en la producción social. La ecuación capitalismo = hambre está establecida irrevocablemente.
    La doctrina de la Renta de Marx suministra el arma teórica para describir el ultraprevisto monopolismo e imperialismo moderno. La esfera de la producción de los alimentos es fundamental en la dinámica de cada sociedad; la teoría marxista de la Renta es una parte central de la descripción del modo de producción capitalista. Desde el punto de vista revolucionario y antiposibilista, ésta es la parte decisiva.

6 – A él la última palabra – Dice Marx: "La propiedad de la tierra (...) impide la nivelación del beneficio medio entre los capitales invertidos en la tierra y se apropia una parte del Plusvalor que, en lugar de tocar a la clase de los capitalistas que se la ha sacado a los trabajadores, toca a los terratenientes, que se la sacan a los capitalistas. No obstante el progreso de la agricultura hace disminuir el capital variable invertido respecto al constante, empeora su posición en la industria donde esa relación es mucho más elevada; por eso aumenta la renta para los propietarios de la tierra y el hambre para todos los trabajadores". Así era, es y será.
    La perecuación que no puede faltar, en virtud de las leyes eternas de la concurrencia, era el papel en el que Ricardo "faroleaba". Fue Marx quien se lo quitó de las manos. Llegáis tarde, teoriquillos de la época monopolista.

7 – Camino con el cangrejo – Se ha expuesto toda la teoría de la Renta de la tierra completamente capitalista, tanto en la agricultura como en la industria, tratada primero "estáticamente" y después "cinemáticamente. La Renta en sentido propio nace solamente tras la intervención del Capital.
    Todo el beneficio social se reduce también en el campo a tres tipos: salarios para los obreros, beneficio para los capitalistas, renta para los propietarios.
    Esta fórmula trinitaria de la sociedad, que una vez desarrollada y adulta – y en el caso de que sea el Estado y no la clase terrateniente, la que se lleve las rentas – se desarrollaría sin crisis ni revoluciones, hemos demostrado que sucumbirá.
    Marx funda sobre la hipótesis del industrialismo terrateniente la segura previsión revolucionaria y comunista; y después afirma su método histórico y analiza las formas agrarias no capitalistas todavía presentes tales como la aparcería y la propiedad parcelaria campesina.

8 – El último chillido – La aparición de varias y espurias clases "populares" no es un hecho nuevo y moderno sucesivo a las luchas de los proletarios puros de la industria y de la tierra contra las empresas capitalistas.
    A Lenin, si no a Marx, se le querría colocar la llamada en primera fila de los semiproletarios para asegurar la victoria de los obreros. Una prueba es el enorme barullo que se crea entre los planteamientos históricos y económicos y la acción de partido; entre la defensa de la doctrina de clase y la intervención en las fracturas sísmicas de la historia.
    En las situaciones de doble revolución el partido obrero está por la revolución burguesa, nacional, liberal, como punto de partida de la ulterior revolución socialista.
    Pero allí donde está presente un capitalismo caracterizado, especificado, libre históricamente de ataduras feudales desde hace decenios, basta con la revolución popular, que históricamente ya se una sucia superfetación que debe ser sustituida por una revolución verdaderamente de clase.

9 – Las cosas en su sitio – El mito de un Lenin que sustituye a los obreros por los campesinos inaugurando de esta manera una nueva táctica, es destruido sin piedad.
    Lenin es un partidario ortodoxo de Marx en la cuestión agraria y comparte su doctrina sobre la Renta. Sabe, como Marx, que en el estudio de las clases agrarias ajenas a las tres clásicas no aparecen formas nuevas, sino que se remite a las antiguas.
    Si se pierde esta seguridad, resulta vano hablar de revoluciones agrarias, de reivindicaciones campesinas, de su entrelazamiento con las revoluciones burguesas.
    Diluir la lucha de clase obrera y de su órgano político en los movimientos populares, significa retroceder a posiciones atrasadas con respecto a las grandes polémicas históricas y a las grandes escisiones. Fueron motivos "populares" los que impulsaron a la defensa de la patria y al rechazo a la dictadura proletaria. De "verdaderamente popular" a "verdaderamente patriótico" no había más que un paso. Y ese paso se dio, ¡y de qué manera!

10 – Sondeos en profundidad – Es seguro que si miramos alrededor, ya sea en Italia y Francia o en Alemania y en América, no tenemos un espectáculo exclusivamente "trinitario": no lo tenemos en el campo y tampoco en la ciudad. Hay, y a menudo estadísticamente formidables, otras capas y estratos sociales. Si bien no excesivamente, estos estratos se mueven, se agitan, tienden a la defensa de sus intereses y preconizan más o menos bien nuevos órdenes sociales.
    El problema hay que estudiarlo de manera científica; y así sucede para la táctica y la política del partido obrero de clase hacia estas fuerzas. El partido comunista, tras construir su teoría y su táctica respecto al campo sobre la base de la relación entre el bracero explotado, el arrendatario capitalista y el burgués agrario, se ocupará bien del problema de las otras clases rurales; pero no planteará este problema con la presunción de encontrar fuerzas semejantes lejanamente, peor aún, superiores a las suyas, en extensión o intensidad.
    El capitalismo no ha quitado de la circulación, como ha hecho con el artesanado urbano, las otras clases rurales, que son restos de una historia pasada, porque el teorema fundamental de la doctrina de la Renta ha establecido que en lo que respecta a la producción de alimentos, el capitalismo no puede limitarse a mirar desde arriba a las formas sociales precedentes.
    El socialismo solamente dará un golpe al bestial antagonismo entre ciudad y campo. Para definir las leyes que rigen la economía y la dinámica social de la pequeña propiedad, del pequeño arrendatario y del colono, es preciso mirar atrás para encontrar pesos que remover y no fuerzas que nos desplazarán más atrás aún; y sólo tras suministrar los caracteres distintivos de las formas rurales menos modernas.
    Lenin sabía que, para sondear la situación de este material social, existe el batíscafo que es necesario para explorar las profundidades abisales de la historia, cuyos ejemplares se esconden todavía entre las inmensas distancias de los continentes que el capitalismo en expansión todavía no ha podido dominar.
 
 

XIII – Posturas ante el drama de la tierra
 

1 – La renta, hecho de clase – La doctrina de la renta establece que el disfrute de una clase parasitaria, que consume y no trabaja, depende de un privilegio sobre el hombre, no sobre la naturaleza; o sea sobre el asalariado agrícola que debe dejar parte del fruto de su trabajo al grupo rentista.
    El origen del fenómeno deriva de la dominación de clase sobre clase, de las condiciones y de las relaciones de producción. Si el derecho de propiedad sobre la tierra es derecho de aprovecharse del trabajo de hombres, la explotación y la opresión no cesan tanto si la tierra se convierte en propiedad de cada jornalero como si es propiedad de la nación-estado.
    "Dos elementos hay que tener en cuenta: por un lado la explotación de la tierra con fines de reproducción y extracción y por otra el espacio, elemento de cada producción y de toda actividad humana" (Marx). El Comunismo es la revancha del espacio contra la altura. El desarrollo de la fuerza laboral y de la genialidad de la especie autoriza al Moloch del poder sobre la tierra, o sea del poder de clase sobre clase, a sacar un tributo; y esto sin que los terratenientes muevan un solo dedo o hayan accionado una célula nerviosa.

2 – El yugo y el zurriago producen – Puede verificarse el caso, poco interesante, de un monopolio "mercantil" que crea la Renta (un vino raro con un precio alto, con un sobrebeneficio del viticultor y con una Renta para el propietario afortunado).
    En el caso del grano vendido por encima de su precio de producción, pero también por encima de su valor, es la Renta la que crea el monopolio por la barrera que la propiedad privada opone a la inversión de Capital en un terreno no cultivado sin pagar Renta.
    Para Marx la falsa teoría de que la Renta sea aprovechamiento sobre los productos que no cuestan trabajo no pagado, viene avalada por el equívoco de que el "comprador de tierra" parece que haya comprado con moneda (que para la teoría de los equivalentes es trabajo cristalizado) los futuros productos o partes de ellos.
    El aumento de la productividad del trabajo humano, en la fase histórica de la acumulación primitiva, se debió al hambre de poder y riqueza de la joven burguesía, pero también a su capacidad de arriesgar y de iniciativa. Pero según nuestra doctrina esto no era para siempre, con una duración indefinida. O el capitalismo, con su propia vía para crear Sobretrabajo social a base del trabajo asalariado en masa, cae, o bien se convertirá en una forma de producción tan parasitaria como el esclavismo, el feudalismo o el "terratenientismo".
    Así como de la ganancia del manufacturero surge una explicación "jurídica" y "ética" del Interés del Capital durmiente, que la filosofía medieval condenaba como usura y delito, así "a los ojos del propietario de la tierra la Renta no es más que el justo Interés del Capital con el que ha adquirido el suelo que posee y su derecho a la Renta" (Marx).
    La Renta no deriva de un "tardío aprovechamiento" de trabajo acumulado, sino de la explotación de clase, de la violencia física sancionada por la ley y el Estado.

3 – Asalariado, siervo, esclavo – Al tratar la renta de los terrenos destinados a la construcción, las minas y el suelo, Marx insiste una vez más en la poderosa determinación del programa revolucionario, que consiste en sustituir a la organización y a la gestión privada de la producción por una organización y gestión colectiva y social unitaria. Es erróneo contraponer una futura propiedad social a la actual propiedad privada. La propiedad es la existencia de propietarios y no propietarios, es la división en clases, es la dominación de clase sobre clase. Por esto "la tierra a la Nación" no es la fórmula agraria del comunismo. Es la Especie la que conducirá "Como un buen padre de familia" la gestión del Planeta Tierra" para dejárselo mejorado a sus hijos (Marx parafrasea una fórmula que se encuentra en todas las legislaciones modernas, y que a su vez son copia del derecho romano). La Especie, definida como una vida sin muerte, cultiva, gestiona y transmite a sí misma la naturaleza organizada, la corteza terrestre y cuanto hay en ella, sin preocuparle el tiempo, sin necesidad de registros de la propiedad.

4 – De espaldas a la historia – Queda pues claro que al pequeño poseedor de tierra, al pequeño colono trabajador, estrato social nunca protagonista, no le encontraremos en nuestro camino si desde la sociedad capitalista clásica y trinitaria avanzamos hacia la sociedad comunista.
    El comienzo de la moderna Renta de la tierra tiene sus raíces, según Marx, en el mundo feudal. En él la producción agraria tiene un carácter "natural", o sea que no está basada en la relación mercantil, con un vínculo inmediato entre el trabajo y el consumo, cerrados en un territorio limitado presidido por el señor debido a la necesidad de seguridad en el cultivo. Además falta la circulación en el mercado y la transformación del producto en moneda.
    Antes aún tenemos el tipo de producción de los señores asiáticos en los que los campesinos trabajan en común y pagan al señor un tributo en productos o en oro. El propietario se identifica con el Estado político: Renta en impuestos e impuestos son lo mismo. De esta manera Marx demuestra que históricamente el mercantilismo no es el único tejido conectivo posible entre producción y consumo.
    El sistema medieval asegura que se produzca cuanto se necesite, con una buena correspondencia, entre el consumo de los trabajadores y el del señor y su corte. Su mayor defecto son los años de mala cosecha y la carestía o las invasiones enemigas.
    La clase de los trabajadores agrícolas es la de los siervos, tipo social hoy desaparecido. El siervo cultiva su campo y tiene una modesta dotación de utensilios. Es obligado mediante la "renta en trabajo" a trabajar durante un tiempo determinado en la tierra del señor que hace suyo el producto. Es la servidumbre personal del campesino, que no puede abandonar su sitio ni el territorio del señor, cuya riqueza radica en el número de familias que él mantiene en la servidumbre.
    La segunda obligación de los siervos es la entrega de partes del producto de la tierra cultivada directamente. Se pasa así de la forma primitiva de Renta en trabajo, la corvèe, a la segunda forma de Renta en especie, el diezmo, entregada al señor, al Estado o a la Iglesia.

5 – Del siervo al campesino autónomo – En el ámbito feudal el campesino trabajador comienza a conquistar una independencia económica, pero no social. Él, en un terreno estéril, debe producir un poco más de cuanto consume; o sea una parte para vivir y el resto para satisfacer las obligaciones feudales. Sobre un terreno más fértil puede almacenar una reserva de productos y más tarde en utensilios, en tierra, en casas o en ganado. Antes de la abolición revolucionaria y política de las relaciones feudales, los siervos ricos someten a otros siervos menores.
     Pero la salida de la economía natural y la difusión del sistema mercantil tanto en la industria como en la agricultura se verifica a medida que la Renta en especie cede el puesto a la monetaria.
     Se inicia una grandiosa evolución que, en la forma más pura, conduce a la agricultura capitalista integral con un mercado nacional y después internacional. SE forma la clase de los arrendatarios capitalistas y, por el contrario, la de los campesinos asalariados sin tierra ni dinero. La tierra se convierte en una mercancía comerciable, y con capitales acumulados en las ciudades se forman nuevos propietarios terratenientes, que o bien gestionan las tierras compradas o las alquilan a arrendatarios. La relación entre ciudad y campo se revoluciona en mayor medida por la sustitución del artesanado por la gran manufactura; por eso definimos al capitalismo como una revolución agraria.
     Se invierte la dependencia entre ciudad y campo, la producción no está ya sometida al consumo natural, sino el consumo a la producción artificial. Comienza la bajada de los precios de las manufacturas y la subida de los precios de los alimentos.
     En Italia menos que en otros sitios el campo había tiranizado a la ciudad. Fue la revolución liberal la que sometió políticamente a señores y campesinos obligando a pasar hambre a los estratos populares urbanos, embriagados de soberanía jurídica.
     La evolución ha producido arrendatarios, asalariados y propietarios burgueses; pero ha visto también siervos acomodados y pequeños gestores de tierra transformarse en masas de propietarios autónomos trabajadores y de pequeños colonos, tributarios ahora del propietario de tierra burgués.

6 – La colonia parcial – El colono cultiva la tierra, que no es de su propiedad, y paga la Renta al propietario en dinero (pequeño alquiler) o en productos (el medianero, porque históricamente la cosecha era dividida a partes iguales entre el propietario y el trabajador). Al irse modificando con el tiempo las cuotas, mejor llamarlo "colono parcial".
    Al pasar del pequeño colono arrendatario al capitalista que contrata asalariados, tenemos modernamente ricos colonos parciales, y sobre todo medianeros.
    Entre el medianero y el propietario hay una antítesis de intereses acerca del canon a pagar en productos (Renta patronal), como la que había entre bracero y medianero acerca de la cantidad de salario. Con el tiempo el medianero se aleja del campesino y se acerca al arrendatario capitalista con una lucha entre tres partes que en la Italia de preguerra se configura políticamente así: propietarios (agrarios) clericales o liberales; medianeros republicanos (camere del lavoro "amarillas"); jornaleros socialistas (camere del lavoro "rojas") y también católicos (ligas "blancas" en el Veneto).
    Examinemos al medianero que cava la tierra con una relación económica de producción rural no capitalista pura. En cuanto el propietario se retira, explica Marx, puede constituir tanto la Renta de la tierra como una parte de Beneficio del capital. Todo lo que realiza el medianero puede constituir el Salario, pero también una parte del Beneficio de empresa (parte de los medios de trabajo son suyos). Renta, Beneficio y Salario no están claramente limitados como sucede con el arrendatario capitalista. Pero para el colono parcial que paga la Renta en productos es relevante la "retirada de la circulación de una gran parte del valor producido" (Marx).
    La revolución capitalista es completa cuando todo el producto del trabajo en mercancía y después en moneda entra en un vasto círculo único en el que la producción crece y el consumo disminuye. Solamente se supera el mercantilismo apoyándose en la fusión, en este inmenso magma, de las antiguas islas de producción y consumo.
    En la medianería el producto se consume fuera del círculo general de la mercancía. Queda de esta manera establecido que la colonia parcial (medianería) es una forma retrógrada, sobre todo en el paso hacia el comunismo, respecto a la empresa rural mediante trabajo y salario.

7 – Las sustracciones al círculo – La formación y la extensión de los mercados es el hecho central del surgimiento de la economía moderna; y también del curso histórico de la burguesía, que de manera revolucionaria transformó formas de vida y de actividad.
    La economía capitalista se convierte en un hecho social, cerrado en los límites de la ley del valor de cambio, único vehículo para establecer el equilibrio entre esfuerzos laborales y necesidades. El centro de la doctrina y del programa marxista demuestra que el desarrollo del capitalismo hace ineluctables nuevas soluciones en el sentido del abandono para siempre de compensaciones dentro de círculos locales con el resultado, para un mayor rendimiento del trabajo general, de la conveniencia en disponer de todos los productos para todos los consumos sin compartimentos estancos y sin el recurso a la equivalencia monetaria, que suministra solamente la ilusión de un resultado similar condenando cualquier isla de trabajo dentro de los límites de su productividad material local.
    El socialismo es la organización de la producción dentro de un plan unitario de las necesidades sociales.
    Queda superado el hecho de que cada fábrica o terreno consuma para sus trabajadores cuanto produzca; y peor que los balances de naciones, provincias, ciudades o pueblecillos, caigan en utopismos propios de sindicalismos, localismos o empresismos que nada cambian.
    Con el capitalismo industrial la humanidad, en lo que se refiere al rendimiento del esfuerzo del trabajo, ha dado un paso de gigante – excluyendo de su disfrute a la clase trabajadora – porque para los productos manufacturados los medios más potentes y rentables han sustituido a los anticuados (aparte de la más que fundada crítica del proceso de complicación de las necesidades).
    Esto ha sucedido por doquier, pero con una limitación. Allí donde no hay naturalmente una Renta, hasta que el curso ineluctable del ciclo capitalista no genera artificialmente el fenómeno renta. He aquí por qué no se ha dado un resultado lejanamente parangonable al de la esfera de las manufacturas en el ámbito agrario; y he ahí porque el ciclo capitalista ya es regresivo a todos los niveles, aunque siga incrementado la producción de manera gigantesca.
    Allí donde hay renta, o sea monopolio – debido a la fuerza política de clase organizada en los poderes públicos – el proceso según el cual la forma productiva más útil aplasta a la menos útil, se invierte hasta que el capitalismo sea destruido.
    En este sistema rige la ley según la cual todo esta regulado por el sistema peor, por el terreno más estéril, en él la tecnología duerme un sueño de cinco, diez siglos, en contraste con la fiebre de cambiarla en otros campos con brevísimos ciclos de "amortización".

8 – Triste arcadia – El estancamiento del progreso agrícola choca contra el enorme crecimiento de la población mundial, algo desconocido en el mundo pre-capitalista que daba más pan.
    Toda la patología del capitalismo, que obsesiona las grandes aglomeraciones, y que apesta con menos ferocidad los campos, suscitando allí menores necesidades sobre todo en la esfera de las inútiles y morbosas. Y el trabajo al aire libre, que no merece las apologías literarias que siempre le han rodeado, trae consigo unos extremos terribles de miseria y degeneración humana – y sobre todo donde la pequeña agricultura, hipócritamente admirada, domina – sin embargo no presenta condiciones críticas e inhumanas de aplastamiento del hombre trabajador y no lo obliga, en línea de máxima, a condiciones despiadadas de ambiente y de esfuerzo, si no muscular, nervioso.
    La agricultura con la barrera de la Renta se ha quedado atrasada; la industria, que carece de ella, ha agrupado muchísimos trabajadores en ambientes sofocantes, pero sin embargo ha llevado a todos a las condiciones del caso menos primitivo y más perfeccionado.
    El fenómeno Renta influye en el campo de las viviendas urbanas ya que el monopolio de sus edificadores empuja a costes de construcción y de uso que inciden de modo decuplicado en el tenor de vida proletario, ya que en los límites del capitalismo se dan todo tipo de contramedidas.
    Pero es en la industria extractiva donde la Renta de la tierra impera con feroz actualidad.

9 – Ribolla, la muerte diferencial – En la mina de lignito de Ribolla, en Toscana, han muerto 42 trabajadores. Estaba mal acondicionada, próxima a agotarse y no merecía la pena gastar dinero en la modernización de sus instalaciones: debía cerrarse y eso traía consigo paro y hambre para Ribolla, ya que era su única fuente de ingresos. Los procedimientos extractivos eran los de hace siglos. La solución de dejarla abierta es digna de los principios que rigen el sistema capitalista: efectivamente los muertos no comen.
    Respecto a otros países ricos en minerales de calidad, a Italia sólo le queda lignito y algo de turba, y son minas de fertilidad inferior, que regulan bien el precio internacional y mantienen alto el de las antracitas, que es la que hace pagar el pool del carbón, el rentier de la extracción europea de combustibles y minerales, caldo de cultivo del sobrebeneficio capitalista en las materias primas de la muerte militar y civil.
    Los combustibles que se extraen de las entrañas de la tierra provienen de la digestión geológica de vegetales de sabanas y bosques. Son más o menos ricos en carbono y con diversa capacidad calorífica. Las necesidades italianas están entre 12 y 15 millones de toneladas anuales, pero la producción es sólo de 2. Mussolini quería elevarla de los 3 de 1939 a 4, equivalentes a 1/3 de las necesidades. En 1942 se alcanzaron los 5 millones.
    La antracita mejor llega a 9.000 calorías/kg; la turba previamente desecada, a 3.000.
    Los precios internacionales varían con la eficiencia calorífica en razón de 2.000 liras por cada mil calorías. Esto equivale a decir que el mineral peor, y por tanto la mina menos fértil, regula el mercado general.

10 – ¡Política económica! – El gasto de extracción del carbón Sulcis, malísimo, es de 11.700 liras netas por tonelada, y se pierden con él unas 4.000 liras por tonelada: una Renta que no se aprovecha. Al gasto neto de capital constante y de salarios se añade el Beneficio de las sociedades mineras y también una Renta "absoluta", que paga el proletariado: este juego cuesta al Estado 4 millardos anuales. En estas absurdas condiciones la producción aumenta y la empresa almacena montañas de este carbón pésimo.
    La diferencia entre el precio individual de producción del Cardiff (unas 12.000 liras) y el valor de mercado, 6 por 12.000, constituye renta diferencial para esas minas. Pagarán salarios más altos, pero como tienen mejores maquinarias las toneladas/año por cada unidad productiva son muchas más.
    La mayor bestialidad, la demagogia económica más imbécil, no es denunciar la Renta, el Sobrebeneficio, el Beneficio de las sociedades capitalistas, que sólo se pueden combatir en el terreno de la organización social y política de toda Europa, y no con maniobras mercantiles y legislativas, sino reclamar que las minas no rentables, sigan abiertas pidiendo el absurdo de dotarlas con costosas instalaciones de seguridad, sabiendo que están casi agotadas. Esto es lo que piden para recabar votos los partidos; saben, como lo saben los capitalistas, que el saldo pasivo irá a cargo del Estado italiano, o sea de los trabajadores italianos.
    Con estos movimientos tan necios el mundo de los negocios gana dinero a espuertas.
    Si el desarrollo lógico de las leyes económicas del capitalismo empresarial acaba en tragedia, no se aprovecha la situación para despertar en la clase proletaria la posesión de la doctrina de clase revolucionaria, sino que se busca la "responsabilidad", la culpa de un determinado dirigente capitalista, el escándalo, oxígeno supremo de esta impávida Italia postdonghiana.
    Si el capital italiano, pobre subsección del capital mundial, pero rica en experiencias y expedientes por herencia histórica, celebrase un concurso para buscar el modo mejor de mantener alejada a la clase obrera del retorno a posiciones revolucionarias, el primer premio lo recibiría con creces el estalinismo italiano, con sus maniobrismos y su lenguaje, cada vez más rufianesco.
 
 

XIV – Miserable esclavitud
 

1 – Descomposición en factores – El análisis de Marx de las relaciones sociales agrícolas se hace para comparar con el caso puro de la economía agrícola capitalista con sus tres figuras: propietario que sólo recibe Renta; arrendatario que sólo recibe Beneficio anticipando el capital; jornalero que sólo recibe Salario. Las tres magnitudes económicas puras, en la práctica se superponen de diversas maneras; pero nosotros consideramos estas magnitudes como uniformes y homogéneas; las personas, y mejor, las capas, como híbridas.
     Nosotros, en vez de cortejar al campesino propietario trabajador, y peor aún proponerlo como modelo ideal del hombre libre y autónomo, deberemos desarticularlo sin vacilaciones poniendo en evidencia la composición del salario, del empresario y del propietario. Tiene dos almas; pero también tres: esa es la tragedia.

2 – Nómada y colono – El colono tiene una fisiología social más simple que la del campesino propietario; no está ligado a la tierra: es libre. Detesta los cambios; anhela el arrendamiento largo; la medida del "bloque" de los arrendamientos, que ha impedido el aumento de las tasas de alquiler, no ha favorecido el trabajo agrícola; y si demagógicamente coquetea con el medianero y el colono solamente lo hace para favorecer su bastarda estructura de empresario, que en definitiva es la que le perjudica.
     El colono se diferencia del pequeño propietario porque no permanece fijo a la tierra, sino que debe trasladarse por doquier. Para ambos prevalece el consumo, dentro de la explotación, de los productos que quedan fuera del círculo mercantil. Además la propiedad parcelaria es un obstáculo, junto a la circulación de los productos – mercancías, la de los hombres trabajadores.
     Una clase dominante, y sobre todo la capitalista, mantiene mejor el poder y sofoca cualquier revolución, cuanto menos sensible se muestra el movimiento de los productos del trabajo y de la gente que trabaja.
     Finalmente el medianero presenta todos los defectos y los lados negativos de la barbarie original, incapaz de fijar su nutrición a una organización estable y permanente: económicamente es negativo el consumo local inmediato dentro de la explotación con sus escasos horizontes, la escasez de relaciones incluso mercantiles con la circulación general. Como trabajador come lo que hace con sus manos; como empresario paga la Renta con una cuota de su recolección.
     No le pasa algo distinto al campesino propietario que paga impuesto o intereses de sus deudas en dinero y está ligado a su lugar de trabajo que no cambiará durante muchas generaciones.

3 – La corona parcelaria – El trabajador de la tierra al que la revolución burguesa ha convertido en propietario no tiene patrón; aunque sobre los pequeños campesinos el cura ejerce una verdadera y auténtica dictadura social y política.
     La revolución burguesa ha destruido las cargas feudales y ha hecho del campesino siervo un hombre libre, creando su propia "seguridad privada" de la propiedad personal incluso inmobiliaria.
     ¿La cuestión es saber cuánto cuesta al privilegiado terrateniente la seguridad privada que ha existido hasta ahora, y que será destruida por el comunismo?
     Para el marxismo la tierra no es un producto del trabajo y en un ambiente mercantil tampoco es una mercancía; tiene un precio en sentido impropio, pero no tiene "valor" y no está sometida a la ley del valor, si bien la ley de la concurrencia juega un papel (equívoco) en estos casos. Nadie puede decir: reservo tanto dinero-capital y me fabrico tanta tierra. La tierra se encuentra y no se produce: puede ser gratuita, puede pagarse con la vida.
     El derecho a la segura inmovilidad legal, para toda la vida y de padres a hijos, se extiende por encima de las generaciones y parece tener algo en común con los "derechos de los no trabajadores" (señores, terratenientes, empresarios industriales) en cuanto queda ligada a la persona del jefe de familia, y "sólo podrá heredarse tras su muerte".
     Los revolucionarios del siglo XX, más vulgares y tibios que los notarios del XIX, que redactaban actas de compra-venta de la tierra, celebran en tricolor y rojo desteñido la consigna de dar la propiedad de la tierra a las familias rurales; alabando la miseria rural.
     En la presente sociedad la artillería revolucionaria se dirige contra los tres pilares: la familia, la herencia y la propiedad, que hay que abatir no sólo cuando están en manos de unos pocos, sino también y sobre todo cuando está en manos de muchos.

4 – Tras el biombo – Hay que definir la realidad social que está tras la falsa soberanía del campesino "libre" cirineo de la producción, valorando los factores económicos y calculando lo que paga el pequeño propietario por su conquistada "seguridad" tras la convencional "manumisión".
     Engels ilustra ampliamente cómo el campesino franco, ex.miembro de una horda y ex soldado imperial, pagaba poco para mantener la sobria corte de Carlomagno; Carlomagno fue más allá de las perspectivas de una agricultura fraccionada, si bien con una densidad reducidísima de población, y experimentó las grandes explotaciones estatales o monacales.
     Formas mucho más turbias permanecieron en el este europeo. Marx describe una de ellas: "Una parte de suelo pertenece individualmente a cada campesino y él mismo la cultiva; otra parte es cultivada en común". Esto hace pensar en el lado vicioso del koljós ruso: economía medio mercantil, medio premercantil.
     Marx se libera rápidamente de los sistemas de producción colectiva en los que queda un margen para el propietario que no es distinto del del empresario. No son formas trinitarias sino dualistas con el bracero sin propiedad ni utensilios que recibe los alimentos o el salario en especie y, por el contrario todo el sobretrabajo ya sea beneficio o renta. Una forma es la producción esclavista del mundo clásico en el que todo aparece como renta, una más moderna es la de las "plantaciones" de América y de otros continentes donde con mano de obra local semiesclava se producen arroz o café para mercados lejanos. Una forma más actual es la del propietario que interviene en economía, o sea sin arrendatario, por medio de trabajadores asalariados directamente.
     La trinidad se convierte en dualidad en la pequeña colonia (colono y propietario: binomio trabajo más capital contra monomio propiedad) y en la gestión directa (trabajador y propietario: monomio trabajo contra binomio capital más propiedad). Queda la síntesis de los tres en uno: trabajo, capital y propiedad.

5 – Agricultura mínima – El marxismo está muy lejos de valorar positivamente el sistema parcelario.
     Si el modo de producción capitalista es dominante pero está relativamente poco desarrollado tenemos de hecho condiciones negativas totalmente para el desarrollo de la lucha de clase moderna y para el socialismo. El precio del grano es inferior al del régimen capitalista en pleno desarrollo con grandes empresas agrarias dirigidas por empresarios industriales y obreros asalariados.
     Si se vende poco producto en el mercado, es difícil hablar de precio general corriente. Pero la Renta diferencial existe. La tierra más fértil a paridad de esfuerzo produce más grano que vende al precio de los vecinos que obtienen menos. Hay que tener presente que se determina antes la Renta y de esta "conversión en capital" se deduce, con la tasa de interés corriente, el precio de la tierra. Pero por norma en la agricultura parcelaria en el capitalismo agrario no difundido no existe una Renta absoluta.
     Esto sucederá cuando la producción industrial esté generalizada en un mercado general con la estabilización de la tasa media de beneficio de las empresas. Entonces será posible fijar el valor de los productos y verificar que, para el monopolio de la tierra y por absoluta necesidad del consumo alimentario, el grano tiene un precio superior a su valor fijado por un terreno peor (salario más capital constante más beneficio medio).
     Resulta que en una economía plenamente capitalista el límite inferior del precio del alimento base debe cubrir: Salario, Capital gastado, Beneficio medio y Renta absoluta; mientras en economía precapitalista el límite inferior del precio desciende muy por debajo: es puramente Gastos más Salario.

6 – Y nosotros votamos por la industria – En la agricultura parcelaria se produce con despilfarro de fuerza-trabajo y con métodos destinados a exigir mucho trabajo para poco producto; incluso si el consumidor paga poco por el alimento en el mercado. En la sociedad comunista todos regalarán a la sociedad todo el sobretrabajo; pero habiendo alcanzado en las manufacturas y en los alimentos la máxima productividad del trabajo, la sociedad "liberará a todos del trabajo necesario".
    El pequeño campesino es como un pueblo sojuzgado; reducido a la condición de los ilotas en la Grecia antigua.
    En la sociedad capitalista el precio de las manufacturas desciende porque el paso de la pequeña empresa a la grande permite nuevas aportaciones de la técnica y de la ciencia por lo que se tiene más masa producida con menos tiempo de trabajo.
    Con la revolución proletaria se elimina la inmovilización y el retroceso de la productividad agrícola; y de esta manera una suficiente masa social de alimentos y de manufacturas corresponderá a poco tiempo de trabajo medio general dado a la sociedad sin clases, sin rentas compartibles en tipos trinitarios básicos y en tipos mixtos derivados y ligado por la ley a las personas-empresas.
    El precio de la tierra tiene una naturaleza de no-capital, y lo mismo vale para cualquier adquisición de "derechos fructíferos". El marxismo es esto. No sirve crear o suprimir pequeños o grandes propietarios en la titularidad personal.
    Es luminosa la fórmula "tampoco la sociedad es propietaria de la tierra". Para los juristas una propiedad que llega a ser perpetua e inalienable no da lugar a un derecho sicut dominus, como patrón, sino solo como usufructo. Pero, una vez más,
    Sabemos muy bien dónde está el Pentágono que hay que hacer saltar para destruir la doble barrrera contra el comunismo: está en el sistema mercantil y en la ley del precio de mercado. Allí donde encontremos uno de estos Pentágonos encontraremos un Banco del Estado.

7 – Extensio oder Intensio – El capital gastado en la tierra no es capital de inversión ni capital de ejercicio; como no lo es "el capital que se consagra en Bolsa a la compra de acciones o de valores del Estado" (Marx).
     Lo que asegura al titular el disfrute de una renta no es capital. Es Capital lo que se gasta para obtener un producto y para disfrutar de un Beneficio.
     Capital fijo para los burgueses es el valor de compra de toda la instalación productiva (máquinas, fabricados, etc). Capital circulante es el valor de las materias primas que hay que comprar y los salarios que hay que pagar. Para el marxismo el capital se divide en variable que se destina a salarios y constante que abarca todas las demás anticipaciones necesarias para un ciclo productivo; mientras el gasto en materias primas es capital constante porque sirve totalmente para obtener un determinado producto. El gasto en una máquina entra en la parte fija del capital constante sólo en la cuota de amortización.
     En el caso agrario los gastos en salarios, semillas, abonos, cuotas de amortización de máquinas y otras son Capital anticipado, que entra en el valor del grano producido aumentado por el Beneficio normal y la Renta. En este balance el valor de la tierra no entra nunca; al igual que sucede con el valor de construcción y de valoración de la fábrica y de las instalaciones mecánicas de la FIAT.

8 – Esclavo, un paso adelante – Al igual que sucede con el dueño de esclavos, el mísero gestor del pedacito de tierra necesita Trabajo y lo tiene; incluso en su familia. Necesita un poco de verdadero y propio Capital y lo tiene, o también por esto se endeuda cuando necesita semillas y abonos. Pero no es suficiente. El pedazo paterno dividida entre seis o siete familias no basta y se deberá comprar un poco de otra tierra. Más deudas, más hipotecas, mas venta de fuerza de trabajo, que no difiere de la del esclavo (el próspero capitalismo USA reserva un trato similar al asalariado, bajo la forma de géneros vendidos a prorrateo).
     El precio en moneda de la tierra sujeta al capitalismo a formas rancias de precapitalismo, que en ningún país industrial por muy avanzado que esté se han podido eliminar. Pero el precio en moneda de los productos basta para establecer que la economía que lo comporta está encerrada dentro de los límites del capitalismo.
     La agricultura del presente sistema soviético está regida, no menos que en Occidente, por la familia, el derecho hereditario y la bendición del pope.
 
 

XV – Así se codifica el marxismo agrario
 

1 – Última etapa – Si siguiendo la construcción marxista de la cuestión agraria no hemos hecho ninguna innovación ni aportado ninguna variante, tenemos no obstante que repetir que no pretendemos llevar a cabo ninguna "materia" escolástica, dentro de los límites de un programa que la aísle de las demás.
     La importancia dada al sector agrario y a su teoría está en el hecho deque abarca a todo el sistema. Para comprender su evolución es necesario llegar a la clarificación de todos los puntos básicos generales y centrales, comprender la explicación de todo el mecanismo de la sociedad actual, ofrecer las ecuaciones de su dinámica; seguramente extrapoladas, en el futuro, al igual que en el pasado.

2 – El giro de Rusia – El problema de la influencia de las clases rurales había sido definido completamente antes de los dos procesos, el de la revolución burguesa que acaba con el sistema de la servidumbre feudal y el de la revolución socialista dirigida por los trabajadores asalariados, tanto de la industria como de la tierra, en países en lo que están presentes capas relevantes de otras clases rurales, como los pequeños colonos y propietarios.
     La solución de las dudas aparece en los textos "clásicos"; tal y como fue reivindicada por Lenin y tal y como se presentó en la lucha social en Rusia.

3 – Entre enemigos y aliados – Con el nacimiento de la teoría que explica las luchas entre grupos humanos según los intereses materiales y la posición social en la producción, se plantea junto al odio de clase el tema de las alianzas entre las clases.
     Teoría de la lucha de clase no quiere decir división de la sociedad en dos clases. Siempre hay más de dos clases. Nosotros afirmamos que vamos hacia la sociedad sin clases; no que se deba pasar antes por la sociedad biclasista.
     La moderna sociedad capitalista modelo se compone de tres clases: proletarios, capitalistas, terratenientes, con tres alineamientos de uno contra dos y de un cuarto en el que cada uno está contra los otros dos.
     En las épocas incandescentes de la historia uno de los grupos de clase toma la posición de asalto contra todos.
     La clase proletaria encuentra frente a ella al fabricante capitalista, y observa la existencia de otras clases que ya se movían en la vieja sociedad medieval. Surge inmediatamente la cuestión de la alianza con algunas de ellas; y de diversas maneras. El marxismo admite en determinadas circunstancias históricas plantear e imponer la exigencia de la alianza armada y combatiente en guerra civil y nacional entre asalariados y sus patronos burgueses; así es como aparece perfilado en las relaciones entre el proletariado y las demás clases al día siguiente de la completa victoria burguesa sobre el régimen feudal.
     Solamente el proletariado no tiene nada que asegurar. Solamente la clase asalariada es verdaderamente revolucionaria porque no está ligada a las famosas formas de familia, herencia y patria.
     Los otros estratos, destinados a romperse como formaciones geológicas de materiales frágiles e inestables ante el empuje de rocas más duras, fueron colocadas en su sitio por el marxismo, y no solamente condenadas a desaparecer.
     La clase obrera, fuerza de primera línea de la revolución social, tiene enemigos; pero también aliados. En otros tiempos luchaba "contra los enemigos de sus enemigos". Llegará otro momento en el que junto a ella, en las revueltas, esos estratos menores se pondrán de su lado, pero nunca deberán tomar las posiciones centrales, ya que siempre estarán dispuestas a ponerse del lado del más fuerte.

4 – Marx y Francia – Medio siglo después del primer triunfo de la burguesía, mucho más de la mitad de la población francesa era campesina; estrato social distinto de los trabajadores asalariados y de los capitalistas. Los personajes del drama no son dos, sino tres clases. Desde entonces ha pasado un siglo y la economía francesa se suele describir como preponderantemente agraria y con más de la mitad de la población trabajando en el campo; un sector muy abierto a la exportación.
     El secreto de las revoluciones antifeudales no tiene nada que ver con el "reparto de tierras" ni en Francia en 1789 ni en Rusia en 1917. Los campos ya estaban subdivididos en pequeñas fincas autónomas técnicamente, pero sobre muchas de ellas pesaba el derecho de los señores feudales y de las instituciones religiosas. Una ves suprimido esto, la tierra es "libre"; pero no se han tenido, como norma, no conquistas por invasión ni marcación de nuevos confines entre las parcelas. Existían dos miserables formas: la servidumbre y el cultivo mínimo. La primera sucumbió, la segunda por desgracia aún sigue. Acto primero. "No se pagó precio alguno".
     "Las generaciones sucesivas pagaron bajo la forma de precio del terreno lo que sus antepasados semisiervos habían pagado bajo la forma de renta, de diezmos, de prestaciones personales, etc" (Marx). Cuanto más crece la población, más se divide la tierra, más se encarece, más se eleva la deuda del campesino. Pero cuanto más subdivide el terreno, más disminuye su fertilidad y más desigual es el aumento de productividad. "En la misma medida en que crece la población y con ella la subdivisión del suelo, se encarece el instrumento de producción, la tierra, y decrece su fertilidad, decae la agricultura y el campesino se adeuda" (Marx). Hoy, con el ciclo concluido, "el campesino francés bajo la forma de intereses por anticipaciones no hipotecadas obtenidas del usurero, cede al capitalista no sólo la renta de la tierra, no sólo el beneficio industrial, no sólo en una palabra toda la ganancia neta, sino también una parte del salario del trabajo, precipitándose de este modo al nivel del arrendatario irlandés – y todo esto con el pretexto de ser propietario privado" (Marx).

5 – Los campesinos y la política – Dice Marx: "Se ve que la explotación de los campesinos difiere de la del proletariado industrial únicamente en la forma. El explotador es el mismo, el Capital. Los capitalistas explotan a los campesinos con la usura, la clase capitalista explota a la clase de los campesinos con el impuesto del Estado".
     El leninismo dice a los campesinos que la dictadura de los obreros es la de sus aliados; cosa ya escrita por el marxismo en 1850 junto a que la república constitucional es la dictadura de todos sus explotadores; Lenin remachó también esto.
     En 1950 decir al campesino que la salvación de la constitución republicana es su ideal, que la garantizará la propiedad privada de la tierra, ¿qué es, pues?. ¿Marxismo, leninismo, socialismo democrático y pequeño burgués? No es el caso de elegir entre definiciones limpias: es una necedad.

6 – Entre Bonaparte y la Comune – Dice Marx: "Los Bonaparte son la dinastía de los campesinos; que entendámonos, no representa al campesino que quiere superar sus propias condiciones de existencia, su pedacito de tierra, sino al que quiere consolidarla cada vez más".
    Estos estalinistas itálicos, que luchan por la consolidación del campesino dentro de un pedazo de terreno, ¿son napoleónicos o vespasianistas?
    En el tercer trabajo de Marx sobre la historia de Francia – verdadero horario ferroviario del expreso de la revolución, anunciado con retraso, pero que pasará de manera estrepitosa – se insiste en la relación entre proletariado y campesinos.
    Marx remacha que "la Comune tenía perfectamente razón gritando a los campesinos: nuestra victoria es vuestra esperanza". Marx prevé que tres meses de relaciones entre el París comunero y el campo de Francia habrían provocado una sublevación de los campesinos: los Junkers franceses lo sabían y, una vez más Marx, "de aquí su ansiedad apresurada para rodear París de un muro policial", que sofocaría en sangre el primer gobierno del proletariado.

7 – Engels y Alemania – Engels recuerda que en Alemania hubo una gran lucha antifeudal con la revuelta de los campesinos de Munzer en 1525, que la historia corriente trata como una guerra de religión, sin percatarse de su base social.
    Los campesinos fueron derrotados y redobladas las cadenas de la servidumbre feudal. Pero los nobles del campo perdieron mucha riqueza y autonomía a favor del pequeño principado: fue un golpe a la dispersión feudal. De esto se aprovecharon los pequeños príncipes.
    En 1848, una ves derrotados los obreros, los campesinos y los burgueses de la ciudad, los que se aprovecharon fueron los grandes príncipes. Pero detrás de los pequeños príncipes de 1525 estaban los pequeños burgueses; detrás de los grandes de 1848, estaban los grandes burgueses y detrás de ellos los proletarios. En este sentido unitario, incluso la contrarrevolución es un paso histórico adelante. Estuvo bien Sedan y la formación del imperio que lleva a la centralización alemana con 350 años de retraso sobre Munzer.
    Una gran cuestión histórica se cierra así y se abre la de la Internacional roja en Europa, de la dictadura del proletariado sin nación.
    La inferioridad del campesino es precisamente que el máximo nivel histórico que puede alcanzar, incluso mediante una revolución, es nacional.
    En el prefacio de 1874 Engels se ocupa del asunto de las alianzas. Los burgueses ya se habían aliado con todas las fuerzas reaccionarias: nobleza, monarquía, ejército, clero, burocracia.
    En 1870, Engels dice, ya tenemos a la nueva clase, el proletariado. Pero todavía está muy lejos de formar la mayoría. Debe por tanto, (cuanto se ha manejado después este por tanto) recurrir a las alianzas; y "no puede buscarlas más que entre los pequeños burgueses, en el subproletariado de las ciudades, entre los campesinos pequeños propietarios y los jornaleros agrícolas".

8 – Aliados a concurso – Pasemos revista a estas fuerzas sociales.
    Engels: "No hay que fiarse de los pequeños burgueses, salvo el día de la victoria, ya que entonces armará una gran juerga en la taberna. No obstante hay entre ellos óptimos elementos que se unen espontáneamente a los obreros".(Esto afecta a la organización del partido, que no está ligada absolutamente a la forma obrerista)).
    En lo que se refiere al Luumpenproletariat, o delincuentes de las ciudades, según Marx – "quien se sirve de estos miserables traiciona la causa".
    "Los pequeños campesinos – ya que los medios pertenecen a la burguesía – o son campesinos feudales, todavía atados con obligaciones hacia su señor; o son arrendatarios; el alquiler es tan alto que dependen enteramente de las gracias del propietario. ¿De quién pueden esperar ayuda si no es de la clase obrera? Quedan los campesinos que administran su propio terreno, exprimidos por los burgueses y por los capitalistas usureros. Pero están muy ligados a la propiedad, que realmente no les pertenece a ellos, sino al usurero. Se les puede convencer de que su única liberación vendrá con un gobierno de la clase obrera".
    Engels trata finalmente a los asalariados agrarios señalando su perfecta analogía social con los obreros urbanos.
    Engels en 1874 debía deplorar una vez más que en esta clase se reclutasen los electores de los junkers y de los burgueses, de los nacional-liberales y del centro católico. Tal vez en Italia se iba un poco más lejos: clero y liberales tenían eco en el campo; pero donde era mayoritaria la clase jornalera, desde finales del siglo XIX, era fuerte el movimiento político socialista.
    Al asalariado agrícola no se le pide que sea un aliado; es un hermano en el ejército de la revolución, en el que muchas veces ha estado en primera línea.

9 – Tesis que anuncian la catástrofe
    a - Naturaleza y trabajo – Los bienes de uso de los que dispone la sociedad provienen del trabajo humano. Dispone de bienes que no ha producido ninguna clase que controla los productos a través de: los productores, su derecho a acceder a la tierra, los instrumentos de trabajo.
     b - Riqueza y sobretrabajo – Los recursos (bajo la forma de Beneficio, Renta e Interés) de clases no productivas provienen del Sobretrabajo )o (Sobreproducto) de las clases productivas a las cuales, para su conservación y reproducción, las instituciones políticas (o sea la fuerza del poder del orden vigente) atribuyen la parte menor del producto.
     c - Partición del producto – El producto (el valor formado en la producción originado todo por el Trabajo) contiene cuatro elementos: Capital constante, Capital variable, Beneficio y Renta. A esto hay que añadir: el Salario, el Beneficio para los empresarios capitalistas y la Renta para los propietarios de la tierra.
     d - Patrimonio y capital – El Beneficio de empresa tiende a nivelarse a una tasa media, mientras no intervenga la Renta. En este caso el producto se vende al precio de producción.
     Para el marxismo la tasa de plusvalía es la relación entre el Beneficio y el Capital variable; la tasa de beneficio es la relación del Beneficio con el coste de producción, Capital constante más Capital variable.
     Para la economía común la tasa del útil o del dividendo es la relación del beneficio con el acto patrimonial. Hay que precisar que la tierra, el capital monetario y el valor estimado de los medios de trabajo (en el caso de que permanezcan íntegros respecto al producto neto) sólo son títulos sociales a añadir al Beneficio (o sea al Sobretrabajo; y al Sobrebeneficio si existe) y no entran en el cálculo de repartición del producto total vendido (el "facturado" de los burgueses).
    e - Renta diferencial – El Interés es una parte del Beneficio; el resto es beneficio de empresa. La Renta surge si hay un extrabeneficio respecto a la tasa media social del beneficio.
    Una empresa agraria da extrabeneficio respecto a otra si, a paridad de las demás condiciones, la fertilidad más elevada permite una mayor cosecha. La diferencia neta va al propietario como Renta diferencial.
    f - Ley del terreno peor – El precio de los productos industriales tiende a su valor de cambio, igual al precio de producción, que comprende el Beneficio en su tasa media.
    El precio de los productos agrícolas es igual al precio de producción individual del terreno menos fértil, que compensa Gastos y Beneficio medio. En los terrenos más fértiles a paridad de gastos, se tiene un producto mayor con un precio de producción particular menor; por eso se forma un Sobrebeneficio que se convierte en Renta.
    g - Renta absoluta – Hay una Renta absoluta también en el terreno menos fértil y en este caso también el precio de mercado es superior al valor, o sea al precio de producción en las peores condiciones; esto sucede cuando la tierra está totalmente ocupada y gestionada por empresas capitalistas.
    El modo histórico de producción capitalista al difundirse hace caer el precio de las manufacturas y subir el de los alimentos.
    h - Industria y agricultura – El capitalismo no puede compensar: los precios industriales y agrarios; la satisfacción de las necesidades según una utilidad social: la distribución de la riqueza, del capital y de los ingresos. Por eso tiende a desequilibrarse cada vez más. Esto sucede porque el reparto del producto entre las clases se debe a un precio corriente de mercado igual para mercancías producidas en condiciones y en relación de esfuerzos y resultados diversos. Esto se debe a la ley del valor (o del intercambio entre equivalentes) y a la distribución mercantil.
    El capital industrial actúa con una composición orgánica cada vez mejor (alto grado tecnológico) que determina el descenso histórico general de la tasa de beneficio con igual tasa de plusvalía.
    En la agricultura este proceso está bloqueado tanto por el monopolio privado de la tierra como por la nivelación mercantil del todo el producto a intercambiar y de la relación desfavorable población-tierra.
    El paso de la Renta de la tierra al Estado no eliminaría en absoluto las causas de este hecho esencial.
    i - Comunismo y antimercantilismo – Las medidas que no salen del marco mercantil y por tanto capitalista, dejarían inalterada la relación entre el enorme trabajo social global y el escaso consumo social global; y así las descompensación entre aportaciones de trabajo y consumos.
    Estos son las características del programa comunista de la revolución del proletariado para superar el despotismo empresarial y la anarquía de la producción:
    1) Abolición de la administración de la producción mediante empresas.
    2) Abolición de la distribución mediante el intercambio mercantil y monetario, tanto para los productos-mercancías como para fuerza de trabajo humana.
    3) Plan social unitario, medido por cantidades físicas, para la asignación de las fuerzas de trabajo, de las materias primas, de los instrumentos en los diversos sectores productivos y de la asignación de los productos en los centros de consumo.
     El socialismo es la abolición de cualquier valor mercantil y de cualquier trabajo forzado y obligado. El sobretrabajo de cada individuo es ofrecido a la sociedad (no a otros ni a sí mismos).

10 – Parcelación y miseria – Los estratos de la población agraria trabajadora no asalariada, de los cuales nunca podrá librarse la sociedad capitalista, son la supervivencia de pasadas formas sociales. Ellos forman una clase, casi una casta de oprimidos, atrasada respecto al mundo moderno, incapaz – por mucho que sus revueltas por el hambre puedan perturbar el poder burgués – de configurar nuevas formas sociales revolucionarias.
    La revolución es una tarea propia de la clase de los proletarios asalariados de la industria y de la tierra; y su función histórica exclusiva es la dictadura revolucionaria.

11 – Monopolio y concurrencia – La teoría marxista del valor niega la teoría burguesa de la concurrencia revelando el carácter de monopolio de clase de la economía capitalista.
    Los fenómenos recientes, que han confirmado la doctrina marxista y todas sus previsiones, están plenamente encuadradas en los rigurosos teoremas sobre la Renta (aplicados a todas las fuerzas naturales: agrícolas e industriales) y representan las bases actuales de los sobrebeneficios y monopolios y de los parasitismos rentistas, que agravarán posteriormente la descompensación de la forma social capitalista.

12 – La ciencia enemiga – La única ciencia posible para los modernos economistas y profesores está basada en el registro de precios concretos, siguiendo sus vicisitudes que pueden ser extremadamente complejas.
    Como afirma el marxismo: Les professeurs à la Lanterne!